La familia de Dimitrios Pagourtzis, el joven de 17 años autor confeso del tiroteo que tuvo lugar en un instituto de secundaria en la ciudad de Santa Fe, en el estado de Texas, que causó la muerte de 10 personas y ha dejado al menos una decena de heridos, ha declarado este sábado que se encuentran “en shock y muy confundidos” por lo sucedido, al tiempo que han asegurado que están cooperando con las autoridades.

En un comunicado emitido este sábado, según ha informado el diario estadounidense ‘The Wall Street Journal’, la familia del tirador ha explicado que están buscando posibles motivos por los que el adolescente podría haber decidido llevar a cabo la matanza en la pequeña ciudad de Santa Fe, localizada al sureste de Houston, la capital de Texas. De acuerdo con sus familiares, lo ocurrido en la masacre no concuerda con la persona que conocen y quieren.

“A pesar de que continuamos a oscuras en lo que ocurrió en la tragedia de ayer, en lo que se refiere a los detalles específicos, lo que hemos visto en los medios de comunicación parece totalmente incompatible con el chico al que queremos”, ha establecido la familia.

En el comunicado, los familiares han asegurado que se sienten “muy agradecidos por los comentarios públicos y las declaraciones de varios compañeros que muestran a Dimitri como le conocemos: un chico callado, inteligente y muy dulce”.

Nicolas Poehl, el abogado del joven, ha anunciado que Pagourtzis se encuentra recluido en régimen de aislamiento en la Prisión Galveston, donde está siendo vigilado muy de cerca para prevenir un posible suicidio. Poehl ha asegurado que ha visitado al joven en la cárcel y que ahora mismo “sólo está en shock”.

AUTOR CONFESO

El joven de 17 años ha sido identificado por las autoridades como el responsable de matar a tiros a nueve estudiantes y a un profesor en el instituto norteamericano Santa Fe, en Texas, y ha sido imputado por el cargo de asesinato capital.

Ante la Policía de Texas, Pagourtzis “confesó haber disparado a múltiples perosonas con la intención de matarlas”, según el documento judicial recogido por Fox News.

Otras diez personas han resultado heridas, varias en estado crítico, por los disparos efectuados por Pagourtzis en lo que se trata de la cuarta masacre más importante en la historia reciente del país.

Según el gobernador de Texas, Greg Abbott, Pagourtzis cogió las dos armas con las que cometió los crímenes — una escopeta Remington 870 y una pistola calibre .38 — de la casa de su padre, que las adquirió legalmente, y también colocó artefactos explosivos en la escuela.

“Quería suicidarse tras cometer los asesinatos pero le falló el valor”, ha indicado el gobernador.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.