@Makari666

La explosión de un almacén clandestino de material pirotécnico en la parroquia de Paramos en Tui ha dejado, además de dos víctimas mortales, casi 300 casas con daños, de las que 31 están totalmente destruidas, según los datos del centro de atención a los damnificados, facilitados en rueda de prensa por el alcalde, Carlos Vázquez Padín.

El regidor ha señalado que, en estos momentos, los servicios municipales tienen abiertos 328 expedientes, con algo más de 700 afectados. En el recuento también figuran 290 casas afectadas, de las que 31 están “totalmente destruidas”, y solo 132 tenían seguro.

Asimismo, ha informado, hay 60 viviendas con daños en su estructura y 50 con graves desperfectos en la cubierta. Otras 191 casas han registrado daños en su carpintería exterior y algo más de 100 tienen daños en la carpintería interior; cien viviendas necesitan reponer el tejado y 31 presentan grietas en las paredes. De todas las casas afectadas, una treintena eran segundas viviendas y, a estos daños, se suman 34 coches afectados y 48 balcones.

Vázquez Padín también ha confirmado que hay 19 familias en proceso de realojo, de las que siete serán reubicadas en los próximos días. Según ha explicado, hay algunos problemas para acelerar estos trámites por la escasez de oferta de vivienda, sobre todo de casas, que es lo que reclaman muchos afectados que no pueden irse a un piso porque tienen mascotas u otros animales domésticos.

Por otra parte, el alcalde ha señalado que se constituirá un gabinete de crisis, para lo que ha solicitado a Xunta, Gobierno y Diputación que nombren a sus respectivos representantes. Este órgano se reunirá cada sábado a las 10.00 horas.

MILLONES DE EUROS

Con respecto a estas otras administraciones, Vázquez Padín ha reclamado “compromiso económico” por su parte, y ha recordado que, hasta ahora, solo el Ayuntamiento de Tui y la Xunta de Galicia han confirmado ese apoyo económico.

Según ha recalcado, la vuelta a la normalidad de la zona afectada supondrá la inversión de “millones de euros” y ha estimado que, solo las labores de desescombro, pueden ascender a un millón de euros. A ello habría que sumar el restablecimiento de los servicios y la reconstrucción de inmuebles. “Esto es una crisis de gran envergadura”, ha recalcado.

Asimismo, se ha encargado a técnicos municipales la elaboración de las bases para el reparto del fondo de emergencia de un millón de euros que el Ayuntamiento de Tui destinará a ayudar a los vecinos afectados. Además, el próximo jueves se celebrará un pleno municipal en el que se abordará la manera de tramitar la petición de zona catastrófica.

FUEGOS ARTIFICIALES

En otro orden de cosas, el alcalde ha confirmado que, como se ha hecho otros años, el Ayuntamiento contrató la compra de fuegos artificiales para las fiestas de San Telmo a la pirotecnia La Gallega, cuyo dueño ha ingresado en prisión por su vinculación con la explosión de la semana pasada y con la aparición de otros dos almacenes ilegales de material pirotécnico.

Según ha explicado, ese contrato se firmó en la creencia de que el material procedía de una sede de la empresa en A Cañiza, y no de las instalaciones de Baldráns (en Tui), sobre las que pesan sentencias de demolición y una orden municipal de precinto. “Se hizo pensando que allí no tenían actividad, hay informes policiales que dicen que no había actividad, y me cuesta entenderlo, sobre todo cuando la Guardia Civil ha dicho que estaba abierta”, ha añadido.

En todo caso, Vázquez Padín ha confirmado que ha dado orden de que no se pague esa factura, que asciende a unos 10.000 euros, y ha afirmado: “Prefiero tener un problema administrativo con un acreedor a tener que decir a mis vecinos que le hemos comprado fuegos artificiales a esa empresa”.

PROBLEMAS URBANÍSTICOS

El primer edil también se ha referido a los problemas urbanísticos de la sede de La Gallega en Baldráns, y ha señalado que tenían que ver con retranqueos pero que no le consta “ningún informe que diga que la seguridad de los vecinos estaba comprometida”.

Según ha indicado, el vecino que lleva años litigando con la empresa por esas cuestiones se presentó en su despacho al día siguiente de la explosión, pero no pudo atenderlo y tiene pendiente hablar con él. No obstante, ha insistido en que no tenía constancia de que éste u otro vecino hubiera trasladado sus sospechas sobre la existencia de escondites llenos de explosivos.

Finalmente, el alcalde ha insistido en que la explosión del miércoles se registró en un almacén ilegal del que el Ayuntamiento no tenía constancia. “Lo realmente grave es que había tres almacenes clandestinos en Tui, que uno de ellos explotó y que parece que nadie sabía que existían. Eso es para mí lo preocupante”, ha sentenciado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.