La Audiencia Provincial celebrará este lunes una vista previa al juicio contra dos empresarios del ocio acusados de estafar a otro 16.500 euros, para lo que, presuntamente, llevaron sus propias terminales de pago (TPV) al local de la víctima.

Por estos hechos la Fiscalía solicita dos años de cárcel para cada uno de los acusados, un hombre italiano y una mujer búlgara que regentan sendos bares en Punta Ballena (Magaluf).

Según el escrito del fiscal, los acusados trasladaron sus TPV al local de la víctima y al menos durante un mes, entre septiembre y octubre de 2013, los cobros a los clientes del establecimiento se realizaron con dichas terminales.

De este modo, los acusados ingresaron 33.000 euros en sus cuentas corrientes, y según la Fiscalía la mitad de esta cantidad correspondería a la víctima.

Por ello, además de los cuatro años por un delito de estafa, reclama que indemnicen al empresario perjudicado con 16.500 euros.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.