Foto: Reuters

Las protestas palestinas en la frontera entre Gaza e Israel han disminuido en los últimos dos días en medio de informes de que funcionarios egipcios intervinieron para restablecer la calma después de que al menos 60 palestinos murieran por disparos de las fuerzas israelíes.

El movimiento islámico Hamás, predominante en Gaza, ha negado que Egipto presionara para reducir las manifestaciones de hace seis semanas y ha señalado que continuarán, a pesar de que ahora menos palestinos se reúnen en la zona de las protestas.

Médicos de Gaza han informado de que dos palestinos murieron por disparos durante las manifestaciones de este martes a lo largo de la frontera. El día anterior murieron 60 personas en una participación mucho mayor de manifestantes, que protestaban contra el traslado de la Embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén.

El día más sangriento para los palestinos en años ha creado una crisis diplomática. La Autoridad Palestina, que asegura que Washington abandonó su papel neutral en el conflicto, retiró a su enviado de Washington. Turquía e Israel han expulsado a sus respectivos embajadores.

El Ministerio de Asuntos Exteriores palestino anunció este miércoles la retirada de sus enviados en Rumanía, Hungría, Austria y República Checa por participar en la recepción de la delegación de Estados Unidos que inauguró la Embajada.

Rechazando la censura extranjera de las acciones de su Ejército, Israel, con el respaldo de Washington, acusó a Hamás de utilizar a civiles para encubrir ataques a través de la frontera y de distraer los problemas internos de Gaza, algo que Hamás niega.

En un discurso este miércoles, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, citó cifras de Salah al Bardaweel, un funcionario de Hamás en Gaza, diciendo: “Conocemos cifras similares y, por lo tanto, Israel continuará defendiéndose tanto como sea necesario”.

La violencia a lo largo de la frontera fue muy limitada este miércoles y el Ejército israelí ha informado de que un tanque atacó dos posiciones de Hamás en el sur de la Franja de Gaza después de que se disparara a las tropas.

Aviones israelíes han atacado este jueves cuatro objetivos de Hamás en el norte de la Franja de Gaza en respuesta al intenso fuego de ametralladoras que golpeó varias viviendas en la ciudad israelí de Sderot, según ha informado el Ejército israelí.

PRESIÓN EGIPCIA

“Puedo ver que hay un retroceso debido a la sangrienta respuesta israelí, pero el viernes representará un indicador de hacia dónde van las cosas”, ha asegurado el analista de Gaza Akram Attallah, refiriéndose al número de manifestantes desde las muerte de este lunes.

Los informes de la presión egipcia sobre Hamás se han producido tras la visita del jefe político de Hamás, Ismail Haniyeh, el domingo pasado a Egipto, que ha tratado de actuar como intermediario entre Hamás, Israel y otras facciones palestinas.

El ministro de Inteligencia israelí, Israel Katz, ha afirmado que un jefe de Inteligencia egipcio, a quien no ha nombrado, “dejó inequívocamente en claro” a Haniyeh que Egipto no ayudaría si Hamás continuaba avivando las protestas.

“Haniyeh regresó a Gaza, Hamás dio una orden y milagrosamente esta protesta espontánea de un público que no podía manejar la situación se disolvió más” ha afirmado Katz a Radio Israel.

El líder de Hamás en Gaza, Yehya Sinwar, ha negado que Egipto presionara a Hamás para que pusiera fin a las protestas y ha añadido que Haniyeh discutió qué podría hacer El Cairo para aliviar las dificultades en Gaza.

“Estaban interesados en que estas marchas no se convirtieran en enfrentamientos armados y estamos de acuerdo con los hermanos en Egipto sobre eso”, ha aseverado Sinwar en una entrevista en la cadena Al Jazeera.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.