La Policía Nacional ha desplegado un amplio dispositivo de seguridad en el que participan  más de cincuenta agentes para lograr neutralizar a un hombre que se ha atrincherado en una vivienda de la urbanización Can Enric (S’Indioteria).

La casa ha sido completamente rodeada por los agentes y un helicóptero actúa en apoyo de los agentes.

Con el paso de los minutos se ha comprobado eran dos las personas atrincheradas: un padre y un hijo.

Al parecer, y según ha podido saber Crónica Balear, un policía judicial se ha dirigido a la vivienda para entregar una notificación cuando ha sido agredido por dos personas, atrincherándose después los agresores en el interior de la casa y sin conocerse, a ciencia cierta, si están armados.

Un testigo, por su parte, ha explicado que el agente “ha sido golpeado con una barra metálica en la cabeza, provocándole graves heridas. La policía ha acordonado la zona y ha alejado a la gente ante la posibilidad de que se produzcan disparos”.

Varios vecinos han señalado que las personas que habitan la vivienda son muy conflictivos. El padre, por ejemplo, ha estado en prisión y son propietario de un perro de raza Pitt Bull muy agresivo y que suelen dejar suelto por la barriada pese a las quejas continuas de los vecinos.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.