Foto: Reuters

El ministro del Interior de Pakistán, Ahsan Iqbal, ha resultado herido leve de un disparo en el hombro que ha recibido esta tarde cuando estaba reunido con la población de la localidad de Narowal, en la céntrica provincia de Punjab.

El ministro, cuya vida ya no corre peligro, está recibiendo atención médica en su hombro derecho en un hospital local y el sospechoso del ataque ha sido detenido, según han confirmado fuentes médicas y policiales al medio nacional Dawn.

El atacante empleó, según las primeras investigaciones, una pistola Tokarev para abrir fuego desde unos diez metros de distancia contra el ministro cuando estaba reunido con un grupo de residentes de la localidad.

El individuo, identificado de momento como un joven local de entre 20 y 22 años, ha sido arrestado y está siendo interrogado por la Policía, según ha confirmado el Gobierno local de Punjab a través de su cuenta de Twitter.

“El ministro está bastante animado”, han hecho saber las autoridades, antes de avisar que “los involucrados en este acto horrendo serán llevados ante la justicia”.

Tanto el presidente, Mamnoon Husain, como el primer ministro, Shahid Khaqan Abbasi como correligionarios y opositores han condenado sin paliativos el ataque. El primer ministro ha pedido un informe completo del incidente.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.