RFEP

El K4 500 español, formado por Saúl Craviotto, Marcus Cooper Walz, Cristian Toro y Rodrigo Germade, y el K1 500 de Roi Rodríguez han conquistado este domingo sendas medallas de oro en la I Copa del Mundo 2018 de piragüismo en la modalidad de esprint, que se está disputando en Szeged (Hungría), mientras que Carlos Arévalo se ha alzado con la plata en K1 200.

De esta manera, la delegación española ya acumula siete metales en la cita; las tres preseas de este domingo se unen a los oros conquistados por Saúl Craviotto y Cristian Toro, en K2 200, y Marcus Cooper Walz y Rodrigo Germade, en K2 500, la plata de Francisco Cubelos e Iñigo Peña en K2 1.000 y el bronce de Roi Rodríguez en K1 1.000.

En el K4 500, equipo formado por el catalán Saúl Craviotto, el balear Marcus Cooper Walz y los gallegos Cristian Toro y Rodrigo Germade, se han cumplido las expectativas creadas en torno a la embarcación compuesta por tres campeones olímpicos y un campeón mundial. Los españoles realizaron una gran salida y se mantuvieron líderes durante todo el recorrido, siendo las dos embarcaciones del equipo nacional húngaro las que completaron el podio.

Por su parte, en K1 500, el gallego Roi Rodríguez ha conseguido otra medalla de oro en una regata muy rápida midiéndose en un mano a mano con el portugués Fernando Pimenta. Esta es su segunda medalla tras lograr el pasado sábado el bronce en K1 1.000. Además, luchará este domingo por el K1 5.000.

Por último, en K1 200 Carlos Arévalo ha confirmado el gran momento que atraviesa al colgarse la medalla de plata.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.