El ejercicio avanzado multinacional de guerra de minas Spanish MINEX-18 que organiza cada año la Armada Española en el Mediterráneo llegó el pasado 30 de abril a la Estación Naval de Porto Pí en Palma y finalizará su labor el próximo viernes 11 de mayo.

Según ha informado la Armada en un comunicado, este ejercicio está contando con la participación de 14 buques de superficie, 6 vehículos no tripulados submarinos especializados en guerra de minas, aviones del Ejército del Aire y de la Armada y un total de 800 efectivos de 12 países y organizaciones diferentes.

Uno de los objetivos del mismo es “el adiestramiento del Comandante de la Fuerza de Medidas Contra Minas (MCM) y de su Estado Mayor en el empleo de los distintos medios y capacidades durante un escenario de crisis internacional, todo ello enmarcado dentro de una operación marítima litoral de carácter expedicionario e integrado en una fuerza multinacional NATO/EU”.

Por otro lado, se están poniendo en práctica distintos procedimientos comunes de MCM, de forma que las unidades participantes, “que tienen como misión mantener las aguas libres de la amenaza de minas y dar seguridad al tráfico mercante”, mejoren su grado de adiestramiento e integración con el resto de unidades de otros países aliados.

ESCENARIO FICTICIO

Para crear la atmósfera apropiada durante el ejercicio, se ha creado un escenario ficticio en el que Palma de Mallorca es un país pro-occidental con fuertes lazos con la OTAN y que se ve desestabilizado por un importante flujo migratorio desde el norte de África.

Este movimiento migratorio ha traído consigo la aparición de grupos extremistas con capacidad de fondeo de minas y de llevar a cabo ataques asimétricos. Por esta razón, tiene lugar el despliegue de una fuerza de MCM multinacional que permite la seguridad en la navegación y que apoya a una posible operación anfibia en la isla.

Esta Fuerza Naval, en la que se integra la agrupación permanente OTAN de Cazaminas en el Mediterráneo (SNMCMG-2) y la Fuerza Marítima Europea (EUROMARFOR), está al mando del capitán de navío Rafael Arcos Palacios, Comandante de la Fuerza de Medidas Contraminas de la Armada, que se encuentra embarcado junto a su Estado Mayor a bordo del Buque de Acción Marítima Tornado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.