Los alpinistas japonés Nobukazu Kuriki y macedonio Gjeorgi Petkov fallecieron durante el intento para hacer cumbre en el monte Everest, la montaña más alta del planeta en Nepal y que se ha cobrado ya tres muertes en este 2018, según confirmaron desde el campamento base miembros de su expedición.

El japonés Nobukazu Kuriki fue hallado sin vida en el campamento 2, según informan varias fuentes desde el campamento base oficial. Según el director general de Bochi Bochi Treks, el alpinista se marchó con cuatro guías de Sherpa para afrontar la cumbre final del monte Everest.

Kuriki se marcó como reto la montaña más alta después de haber tenido éxito en el monte McKinley en 2004, o Aconcagua y Kilimanjaro en 2005, entre otros. Tras varios años marcándose como reto el Everest, donde perdió nueve dedos en 2012 cuando trataba de escalar la última cumbre, en este año pidió hacerlo sin botella de oxígeno.

Por su parte, Gjeorgi Petkov sufrió un paro cardiaco cuando iba a afrontar la ‘banda amarilla’ cerca del campamento cuatro del monte Everest, tal y como confirmó el operador desde el campamento base a The Himalayan Times (THT). “Los equipos están de camino para descender el cuerpo a campos inferiores”, añadió.

De esta manera, son ya tres las víctimas registradas en la ascensión al monte Everest en este año. Estas dos se suman a la del alpinista ruso Rustem Amirov, quien falleció el pasado 17 de mayo a causa de un mal de altura mientras escalaba el monte Lhotse.

Además, el campamento base ha confirmado que Tshering Dorji Sherpa se encuentra “gravemente dañado” tras recibir el impacto de rocas y nieve cerca del campamento dos, así como el escalador Lama Babu Sherpa, desaparecido desde el 14 de mayo, se encuentra “presumiblemente muerto”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.