La Guardia Civil y la Policía Local de Sant Antoni, en Ibiza, han realizado este fin de semana dos nuevas actuaciones conjuntas en este municipio. En un local situado en la calle del Mar, se realizó un recuento de clientes constatando que el número era más el doble del aforo autorizado, por lo que este local fue denunciado. En él, también dos clientes fueron cacheados y denunciados tras encontrarles encima sustancias estupefacientes.

Según ha explicado el Ayuntamiento en un comunicado, en el dispositivo llevado a cabo en la madrugada del viernes al sábado participaron ocho guardias, seis agentes y el perro de la unidad canina, Rino. Los agentes realizaron un control de establecimientos en la Zona de Protección Acústica Especial y denunciaron por tenencia de drogas a tres clientes de un local situado en la calle Santa Agnès.

En la inspección se detectaron anomalías en la documentación sobre la instalación musical y en el equipo de sonido ya que el local carecía del obligado limitador. Como consecuencia, se comunicó que si en el plazo de 15 días no se subsanan las deficiencias detectadas, se procederá al precinto de los equipos.

El dispositivo continuó con un control de vehículos en el que se denunció a dos conductores por alcoholemia administrativa y a dos más por haber dado positivo en el test de drogas. Uno de estos conductores fue también denunciado por tenencia de drogas. Por otra parte, se detectó un servicio de transporte de personas en limusina, por el que los agentes realizaron un informe que será remitido al Consell para que determine sobre la existencia de infracciones.

En la madrugada del sábado al domingo el dispositivo conjunto realizó controles en diferentes establecimientos. En torno a las 23.30 horas se denunció por tenencia de drogas a dos clientes de un establecimiento situado en la avenida del Dr. Fleming. Además, el perro policía localizó varias papelinas que habían sido arrojadas al suelo del establecimiento. En el mismo local se detectaron también anomalías en la instalación musical y en la documentación, por lo que, en atención a la ley de Actividades de Baleares, se propuso la adopción de medidas cautelares si en 15 días no se han solventado las deficiencias halladas.

También se localizó a un empleado de otro establecimiento llevando a cabo labores de publicidad dinámica, prohibidas en el municipio, por lo que fue denunciado. Asimismo fueron denunciados tres clientes por infringir la Ley de Seguridad Ciudadana mediante la tenencia de drogas.

En otro local los agentes detuvieron a una persona por resistirse durante el cacheo y denunciaron a un amigo del detenido por insultos y faltas de respeto a los agentes de la autoridad. Finalmente, se ha detenido también a un hombre acusado de un delito de falsedad documental. Esta persona fue identificada por una patrulla y presentó un documento de identidad italiano con diferentes anomalías, por lo que se procedió a su detención.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.