Foto: Reuters

El presidente de Italia, Sergio Mattarella, ha encargado al jurista Giuseppe Conte formar gobierno como primer ministro, una tarea que ha aceptado prometiendo que vendrá un “gobierno del cambio”, que estará integrado por el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la Liga.

El nombre de Conte fue propuesto a Mattarella por los líderes del M5S y la Liga, Luigi di Maio y Matteo Salvini, respectivamente, en los contactos mantenidos esta semana para encontrar un tercer hombre que ejerciera de primer ministro y mediador entre ambas fuerzas políticas.

Mattarella había citado a Conte para este miércoles en el Palacio del Quirinale con la intención de hacerle el encargo formal, a pesar de que el candidato ha sido cuestionado estos días por supuestas mentiras en su currículum y deudas. La reunión ha durado cerca de dos horas.

“El presidente de la República me ha conferido el encargo y yo he aceptado con reservas”, ha dicho Conte en sus primeras declaraciones a la prensa. Ha indicado que en los próximos días presentará al Congreso un programa de consenso con la intención de formar un “gobierno del cambio”.

Conte ha avanzado que su ‘hoja de ruta’ se basará en los puntos de consenso entre las “fuerzas mayoritarias”. Como objetivo prioritario se ha fijado “la confirmación de la posición europea e internacional de Italia”. Su gobierno, ha asegurado se implicará de lleno en las negociaciones de la UE sobre unión bancaria, presupuesto o asilo, entre otras.

El primer ministro designado se ha mostrado consciente de que Italia atraviesa “una fase delicada” que requiere “alianzas oportunas” para trabajar en el “interés nacional”. “No veo la hora de empezar”, ha confesado a los medios de comunicación.

Queda ahora la batalla en la Cámara de Diputados y el Senado para aprobar a Conte y su gabinete. Mientras el M5S y la Liga están inmersos en el reparto de ministerios, Forza Italia, aliado de la Liga, ha anunciado este mismo miércoles que no apoyará a este primer ministro.

Forza Italia ya aclaró que, si bien aceptaba hacerse a un lado para solventar el veto del M5S a su líder, el ex primer ministro Silvio Berlusconi, no apoyaría un gobierno de coalición entre el partido antisistema y la Liga. “Haremos una dura oposición”, ha ratificado Mariastella Gelmini, de Forza Italia.

La coalición conservadora formada por la Liga, Forza Italia y Hermanos de Italia ganó las elecciones generales del pasado 4 de marzo, pero el M5S fue el partido político más votado. Estos resultados han llevado a una situación de bloqueo que Berlusconi resolvió dando rienda suelta a Salvini.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.