Foto: Reuters

Un tribunal de Turquía ha condenado este lunes a cadena perpetua agravada a más de un centenar de personas por su presunto papel en el intento de golpe de Estado de julio de 2016, que se saldó con la muerte de 250 personas.

Un tribunal de la localidad de Esmirna (oeste) ha sentenciado a cadena perpetua a 104 de los 208 acusados en el caso, mientras que más de 50 han sido condenadas a penas de más de diez años de cárcel, según ha informado la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.

Las autoridades de Turquía han acusado a Fetulá Gulen, quien reside en Estados Unidos, de orquestar la intentona, si bien el clérigo islamista ha rechazado cualquier responsabilidad en lo sucedido.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y Gulen eran aliados políticos hasta que la Policía y la Fiscalía, supuestos simpatizantes del clérigo, según el Gobierno turco, abrieron una investigación sobre corrupción en 2013 contra varios altos cargos del Ejecutivo.

Entonces, el mandatario turco acusó al clérigo de conspirar y erigir un Estado paralelo para derrocar al Gobierno con ayuda de la Policía y medios simpatizantes.

Bajo una fuerte represión desde la asonada, más de 50.000 personas han sido encarceladas en espera de juicio por supuestos vínculos con Gulen, mientras que 150.000 personas han sido despedidas o suspendidas de empleo en los sectores militar, público y privado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.