Casi 60 personas se dieron cita esta mañana en la Playa de Can Pere Antoni (Palma de Mallorca), dispuestas a limpiar los fondos marinos y la línea de costa de una de las zonas más castigadas de la isla y a la que el año pasado le fue retirada la bandera azul, por la cantidad de residuos que llegaban a la orilla.

La mayoría de los voluntarios implicados pertenecen a los clubes CIAS, SAPEMA, Perlas Manacor y ComoPeces, cuyos socios practican la pesca submarina en apnea (a pulmón, sin el uso de botella).

Hasta ahora, esta disciplina deportiva se había mantenido al margen de las limpiezas de fondos organizadas por la Red de Voluntarios Marinos que desde hace cuatro años se organizan en todo el litoral español. Sin embargo, los pescadores submarinos mallorquines han querido demostrar su preocupación por el gran problema ambiental que suponen las basuras que llegan al mar y han organizado su propia actividad, contando con el apoyo de la Red.

El resultado de su actuación se traduce en la retirada de unos 650 kilos de basura que jamás debería haber llegado al mar y que, gracias a los voluntarios, ha sido retirada. De entre los residuos, cabe destacar la impresionante cantidad de toallitas y restos de artículos de higiene íntima femenina, así como múltiples trozos de fibra de barcos, cuerdas, latas, botellas, trozos minúsculos de plástico e innumerables colillas.

 

Todos ellos suponen un peligro notable para la fauna marina. Los residuos sólidos que llegan a los mares y océanos ocasionan la muerte de más de un millón de aves y cien mil tortugas y mamíferos anualmente. Además, las basuras sumergidas en los mares implican también riesgos para la salud humana, ya que muchos de ellos –especialmente los microplásticos-terminan siendo ingeridos por los animales y de ahí pasan a la cadena trófica.

El enclave elegido para esta actividad es una de las playas más problemáticas de Mallorca, ubicada junto a Catedral de Palma, ya que es donde confluye la basura de dos emisarios de la bahía, así como numerosos residuos derivados de las obras de ampliación en el puerto y que finalmente han llegado al mar.

Además de la limpieza de los fondos marinos, en paralelo ha tenido lugar una retirada de residuos en la playa, a manos de los voluntarios de las asociaciones ANEM y SOS Mamás.

La próxima actuación de este tipo en la que participarán los pescadores submarinos será en octubre, fecha en la que tendrá lugar la IV Limpieza Nacional de Fondos Marinos, que se desarrollará en un mismo fin de semana en más de 30 enclaves del litoral español. La Red de Vigilantes Marinos es una iniciativa nacional, sin precedentes en otros países, que agrupa a submarinistas preocupados por el medio marino y cuyas actuaciones de limpieza van asociadas no sólo a la retirada de residuos, sino también a la divulgación, la investigación y la concienciación ciudadana.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.