La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha asegurado que la duplicación del impuesto de turismo sostenible “no reduce la competitividad de Baleares” y ha destacado que el Ejecutivo balear apuesta por “la calidad y no la cantidad, y por alargar la temporada turística”.

Así se ha expresado Armengol este martes en respuesta a una pregunta de la portavoz del PP en el Parlament, Margalida Prohens, quien ha criticado que la decisión de duplicar el impuesto se hizo “sin estudiar sus efectos y repercusiones y sin dar información suficiente a los turistas”. Además, ha sostenido que el equipo de gobierno no “ha explicado en qué proyectos se han gastado lo recaudado”.

Armengol ha defendido que “la decisión fue tomada, a propuesta del Govern, por la Cámara balear” y que se ha hecho “para situar a Baleares en el nivel del resto de mercados turísticos que cuentan con este tipo de impuesto”.

En este sentido, ha informado que en “los últimos siete años los precios hoteleros han aumentado más del 50 por ciento”, lo que ha demostrado que el impuesto de turismo sostenible, “que es de un uno por ciento, no ha reducido la competitividad de la comunidad”, ha expresado la presidenta.

Por su parte, Prohens ha manifestado que hay “64 millones de euros sin ejecutar porque no hay un modelo turístico establecido” y ha criticado que, por ejemplo, la Serra de Tramuntana “está más degradada que nunca”.

Así, ha recordado que la derogación de la ley del PP ha supuesto “un freno a la calidad” y ha señalado que la Conselleria de Turismo está “sin ideas y sin proyectos”.

Finalmente, la presidenta del Govern ha defendido que el impuesto “que pagan los turistas está socialmente aceptado” y ha reiterado que está siendo “invertido en proyectos para Baleares”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.