El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, ha asegurado que “los demócratas no darán nada” a ETA por “reconocer su maldad y desaparecer” y ha advertido de que sus presos tendrán que “romper con ETA, mostrar su arrepentimiento, pedir perdón y colaborar con la justicia” si quieren acceder a beneficios penitenciarios y “no basta con firmar un mero papel”.

En una entrevista publicada por los diarios El Correo y Diario Vasco, recogida por Europa Press, el ministro subraya que ETA, cuya disolución se espera que se anuncie en los próximos días, está “terminada” y “derrotada”.

Según afirma, “lo único que espera del próximo 4 de mayo” –fecha en la que se ha convocado en el País Vasco francés un encuentro internacional por parte del GIC, el Foro Social y Bake Bidea– es que, “si las cosas suceden como se espera que sucedan, que las Fuerzas de Seguridad del Estado verifiquen y certifiquen que ETA ha desaparecido”. A partir de ese día, añade, las Fuerzas de Seguridad del Estado van a “seguir haciendo lo que han hecho hasta ahora y es perseguir a los terroristas”.

Tras indicar que “las palabras de los terroristas no tienen ningún valor”, afirma que, además de la entrega de armas, los miembros de ETA tienen que “disolverse, pedir perdón, arrepentirse, pagar las deudas con las víctimas y colaborar con la justicia para el esclarecimiento de todos los hechos que puedan conocer”. “Sin todos esos requisitos, no es aceptable ningún final de ETA”, asegura.

El ministro considera que la entrega de armas por parte de la banda fue “una mera escenificación” y la petición de perdón de su último comunicado “indignante” porque “no pueden dividir a las víctimas en categorías”. En este sentido, subraya que “repartir culpas y justificar sus crímenes no parecen los mejores elementos para demostrar arrepentimiento”, como han entendido “muchas víctimas”.

En relación a la posibilidad de que se produzca un cambio en la política penitenciaria, señala que “ETA eligió libremente el asesinato y la coacción” y advierte de que “asumirlo públicamente tras 60 años refleja en buena medida su fracaso y su derrota”, pero “nada más”.

De este modo, insiste en que “nada les daremos los demócratas a ETA por reconocer su maldad y desaparecer”. “Lo que queda de ETA podrá hacer gestos pero no pueden cambiar la realidad”, el hecho de que “los delitos que se han cometido son perseguibles y penalmente no va a haber ninguna impunidad”.

El ministro de Interior recuerda que, en todo caso, en España está contemplada la reinserción, si bien “el primer paso para reinsertarse es querer hacerlo” y “no basta con firmar un mero papel”. Según explica, “cada preso debe dar la cara”, romper con ETA, mostrar su arrepentimiento, pedir perdón y colaborar con la justicia” en un proceso individual que tiene que “mantenerse en el tiempo”. “Eso es lo que exige la ley”, remarca.

Por otro lado, Zoido asegura que el PNV “jamás” ha pedido el acercamiento de los presos a cárceles vascas en sus contactos con el Gobierno. Asimismo, mantiene que “ni la Guardia Civil ni la Policía Nacional van a ser nunca expulsadas” de Euskadi.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.