Una joven ha declarado este lunes que se inventó que su madre la había presionado para prostituirse cuando era menor de edad, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Baleares contra la madre, que se enfrenta a una pena de diez años de cárcel.

La joven, que actualmente tiene 18 años, ha dicho que estaba “enfadada con la vida” y que “culpaba” a su madre de todo lo que le pasaba. “No sabía cómo llevar mi frustración y la pagaba con ella”, ha manifestado.

A preguntas de la Fiscalía, la joven ha afirmado que dijo a un técnico de servicios sociales que su madre le había inducido a la prostitución, pero que “no es cierto”. Según su versión, estaba enfadada con su madre porque era “la única” que la “sacaba de la calle”.

La joven había denunciado que su madre la había presionado para mantener relaciones sexuales con un adulto llamado ‘Manolo’ a cambio de dinero. En la primera sesión del juicio celebrado este lunes ha mantenido que es todo falso y que “no existe ningún Manolo”.

La juez que preside el Tribunal ha preguntado a la testigo por qué ha modificado ahora su versión y la joven ha dicho que en estos años ella ha cambiado y que no quiere que su madre vaya a la cárcel por su culpa.

“No podía seguir con esto, haciendo daño a mi madre y a mi hermano”, ha apuntado la joven, que ha corroborado que mantuvo esta versión ante los psicólogos que la evaluaron.

LA MADRE TAMBIÉN NIEGA LOS HECHOS

Por su parte, la madre ha mantenido que el relato de la joven sobre la presunta prostitución es “completamente falso” y lo ha achacado a los problemas de drogas y de comportamiento que tenía su hija cuando la denunció.

Según la mujer, que se había separado de su pareja en el momento de los hechos, la joven “hacía lo que le daba la gana en casa de su padre” pero en la suya “había reglas” y por eso su hija estaba “enfadada con ella”.

La madre ha señalado que su hija tenía problemas con las drogas y el alcohol y que en Palma se unió a una banda ‘latin king’ con la que se metía en peleas. Igualmente, ha sostenido que su hija nunca ha ejercido la prostitución, y que ahora está siguiendo un programa de rehabilitación para la adicción a las drogas.

La Fiscalía pide para la madre por un delito de inducción a la prostitución a menor de 16 años, además de la pena de diez años de prisión, una multa de 6.000 euros, una medida de libertad vigilada con alejamiento y que indemnice con 5.000 euros a la joven por los daños morales.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.