Un total de 76 pacientes de Baleares esperaban para un trasplante de riñón al cierre de 2017, según los datos de la Memoria de Actividades anual elaborada por la Asociación por la lucha contra las enfermedades renales (Alcer) publicada este viernes.

Además, la entidad ha destacado que en 2017 se reactivó su servicio de atención psicológica atendiendo a un total de 85 pacientes que generaron 573 intervenciones.

Asimismo, el objetivo de esta iniciativa es el de facilitar el proceso de adaptación a la enfermedad después del diagnóstico y durante el tratamiento mediante el acompañamiento y el trabajo psicoterapéutico.

En la Memoria de Actividades, se ha resaltado también que 118 pacientes con una edad media de 55 años se beneficiaron del servicio de atención social, que se lleva a cabo a través de entrevistas personales, por vía telefónica o por correo electrónico. Mediante este servicio, se realizan las derivaciones internas a otros servicios de la asociación o externas a otros recursos sociales.

En cuanto a la atención nutricional, Alcer, junto a otros centros hospitalarios, atendieron durante el año pasado a 140 pacientes que generaron 453 visitas. La atención nutricional vía telemática se realizó a un total de ocho personas.

Según han explicado, Alcer promueve la sensibilización a la población en general sobre la enfermedad renal y el trasplante de órganos. En esta línea, un total de 71 pacientes recibieron un trasplante en 2017.

La asociación, a través de un grupo de voluntarios, desarrolla campañas de sensibilización centradas en actos deportivos, culturales y sociales donde se reparte información sobre la donación de órganos.

En este sentido, la entidad ha recordado el XI Encuentro de pacientes renales y familiares que se celebró en noviembre de 2017 en el HOtel Pueblo Park Barceló y las XVIII Jornadas Renales Miquel Àngel Tous, a la que asistieron unas 120 personas.

Por otra parte, Alcer también incluye en la memoria un balance económico de su presupuesto total.

LA ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA

La enfermedad renal crónica consiste en un fallo en los riñones, cuya función más importante es la de filtrar la sangre, expulsando las sustancias tóxicas del organismo a través de la orina.

Los síntomas que normalmente se pueden presentar son cambios importantes en la frecuencia con la que se orina, anemia, náuseas y vómitos, dolores de cabeza, dificultades respiratorias y sensación de ahogo, trastornos del sueño, inflamación de cara, manos y pies, pérdida de apetito, picores y calambres en las piernas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.