Una calle de Palma se ha convertido esta madrugada en un infierno de llamas y humo debido a un espectacular incendio que ha devorado varios vehículos, contenedores y ha afectado a varios inmuebles.

El fuego se ha iniciado en unos contenedores de basura de la calle Agustí Buades (cerca de la Cruz Roja) sobre las 4:45 horas y de inmediato se ha propagado a los vehículos cercanos que han comenzado a arder.

Hasta el lugar se han desplazado varias dotaciones de los Bomberos de Palma, la Policía Nacional y la Policía Local así como numerosas ambulancias.

Sin embargo, ya en ese momento las llamas eran muy virulentas y el intenso calor ha reventado los cristales de un bazar chino cercano ubicado en los bajos de un inmueble, lo que ha permitido que las llamas penetrasen en el interior del local y prendiera.

El fuego ha aumentado de intensidad en pocos minutos y a tomar un cariz realmente peligroso, con llamas de hasta 12 metros. Los cristales de la vivienda del segundo piso del edificio han salto por los aires y las persianas de otros se han quemado. La fachada –así como la de otro edificio contiguo- se han visto también muy afectados por el humo.

El número de vehículos que ardían ha aumentado hasta seis y los equipos de emergencia trabajaban a destajo para evitar que el incendio se propagara aun más y evitar así daños mayores.

Pero la cosa se ponía aún más seria cuando, en medio de este infierno, los propietarios del bazar chino han avisado de que en el interior de local tenía que haber un compañero durmiendo.

De inmediato, los bomberos han entrado en la tienda para rescatar al hombre que, finalmente, ha sido localizado y extraído al exterior, completamente desorientado y con una grave intoxicación por humo que apenas le ha permitido mantenerse en pie, por lo que ha sido trasladado hasta Son Espases.

Preguntado por las razones por las que dormía en la tienda, el hombre ha explicado que esa noche había discutido con su mujer y había decidido quedarse a dormir allí.

En total, unas 70 personas han tenido que ser desalojadas por la policía de sus viviendas en los dos edificios afectados ante el riesgo de que el incendio se extendiese a más pisos aunque la mayoría, que ha tenido que pasar la noche en pijama en plena calle,  ha podido volver a sus casas cuando el peligro ha cesado..

Según las primeras hipótesis que se barajan todo apuntar a la intencionalidad del fuego ya que en apenas 15 minutos han ardido de manera simultánea varios contenedores y papeleras en esa zona de Palma. Dada la gravedad de los hechos y los datos que se tienen, la Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación de los hechos.

A ello hay que sumar los seis coches quemados que se encontraban aparcados junto a los contenedores quemados y que puede darnos  una idea de la magnitud del fuego.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.