Foto: Reuters

El director del Laboratorio de Ciencia y Tecnología de la Defensa británico, Gary Aitkenhead, ha reconocido este martes que por el momento no hay certeza de que la neurotoxina empleada para envenenar al exagente secreto ruso Sergei Skripal el pasado 4 de marzo en Salisbury, Reino Unido, fuera fabricada en Rusia.

“Hemos podido identificarlo como Novichok, identificar que era un agente nervioso de grado militar”, ha afirmado Aitkenhead en declaraciones a Sky News desde Porton Down. El laboratorio que dirige Aitkenhead es el principal organismo de investigación del Ejército británico.

“No hemos identificado el origen preciso, pero hemos aportado al Gobierno la información científica que, sumada a otras piezas y fuentes han deparado las conclusiones que tenemos”, ha añadido. Aitkenhead ha subrayado que para fabricar esa sustancia es necesario “un método extremadamente sofisticado”, “solo al alcance de las capacidades de un actor estatal”.

El militar ha explicado que siguen trabajando para aportar más información “que nos permita acercarnos (a la fuente), pero no hemos podido hacerlo”. Sin embargo, Aitkenhead ha destacado que el Gobierno cuenta con “otras fuentes”, algunas de ellas fruto de los servicios de Inteligencia. Además, Aitkenhead ha insistido en que la sustancia no procede del laboratorio de Porton Down.

El embajador ruso ante la UE, Vladimir Chizhov, dijo recientemente que el lugar donde fue atacado Skripal estaba a solo 11 kilómetros de este laboratorio de investigación militar.

El 4 de marzo, el exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia aparecieron inconscientes en un banco cerca de un centro comercial de Salisbury tras haber quedado expuestos a una sustancia nerviosa que, según las autoridades británicas, es Novichok, un agente químico de fabricación militar rusa.

El Gobierno británico ha culpado al Ejecutivo de Rusia de estar detrás de este ataque y ha pedido a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que investigue lo sucedido. El Gobierno ruso ha negado que tenga vinculación con el ataque contra los Skripal.

Skripal fue condenado a prisión en Rusia por vender información de Inteligencia a otros países cuando trabajaba como espía en las Fuerzas Armadas pero, posteriormente, se benefició de un canje de agentes con Estados Unidos y acabó viviendo como refugiado en Reino Unido.

Ahora Yulia Skripal se recupera del ataque sufrido en la casa del exespía, según ha informado el hospital en el que se encuentra ingresada. Sin embargo, Sergei Skripal está en estado crítico pero estable.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.