El pasado domingo, agentes de la Policía Nacional de Ibiza, que se encontraban fuera de servicio, detuvieron a tres hombres de origen argelino al reconocer a uno de ellos como el autor de la sustracción de un reloj a un ciudadano ruso valorado en 400.000 euros.

La sustracción tuvo lugar en Ibiza el pasado verano.

Los tres hombres están considerados como miembros de un grupo criminal que lleva varios años actuando en la isla de Ibiza y en ciudades como Barcelona, Marbella, Palma de Mallorca, Niza y París.

El modus operandi suele ser el mismo: abordan a turistas de alto poder adquisitivo para arrebatarles los relojes que poseen utilizando diversos medios (distraerles mediante bailes o juegos) para conseguir el reloj con mucha habilidad.

Generalmente, dos de los miembros del grupo los distraen y un tercero se mantiene cerca para asegurar la huida controlando que no haya presencia policial en la zona comunicándose con los otros mediante señas convenidas.

De hecho, en el momento de la detención a uno de los detenidos se le intervino un reloj que había sido sustraído en San Antonio la noche anterior utilizando un modus operandi similar.

Los detenidos suelen utilizar documentación falsa lo que facilita su movilidad y su alojamiento en hospedajes y dificulta su seguimiento y localización por la Policía. Se mantienen en los lugares de destino entre tres o cuatro días y en ellos cometen los delitos. Al finalizar su estancia buscan otro destino de interés para ellos.
Los detenidos pasaron a Disposición Judicial en el día de ayer.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.