Foto: Reuters

El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha advertido de que la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) no ha incluido en su informe sobre el caso del ex espía ruso Serguei Skripal los resultados de la investigación de un laboratorio suizo, que establecen que la sustancia con la que fueron envenenados el ex agente ruso y su hija es un compuesto que nunca se ha desarrollado en Rusia.

Según ha informado la agencia de noticias rusa Sputnik, el ministro ruso ha explicado que ha tenido acceso “de manera confidencial” a los resultados del análisis químico de la sustancia utilizada en el ataque a Skripal y a su hija que ha realizado un laboratorio suizo, localizado en la ciudad de Spiez, que trabaja en el marco de la investigación de la OPAQ sobre el caso.

Lavrov ha indicado que “los especialistas de este centro concluyeron la investigación de las muestras que recibieron de la OPAQ, que a su vez las recogió en el lugar de lo ocurrido en Salisbury”.

“Tras el análisis realizado, en las muestras se han encontrado restos de la sustancia tóxica BZ y sus precursores, que pertenecen a la segunda categoría de armas químicas de acuerdo con la Convención para la Prohibición de las Armas Químicas”, ha dicho el ministro, citando los resultados del informe enviado por los científicos suizos a la OPAQ.

La sustancia BZ, según ha explicado Lavrov, es una arma química “de acción neuroparalizante” que afecta temporalmente a la persona infectada. Los síntomas empiezan a aparecer entre 30 y 60 minutos después de que la víctima esté expuesta a la toxina y pueden durar hasta cuatro días.

“La receta de esta sustancia la tienen a su disposición las fuerzas de seguridad de Estados Unidos, Reino Unido y otros países de la OTAN, mientras en la Unión Soviética y en Rusia nunca se ha llevado a cabo el desarrollo de sustancias químicas de este tipo” ha emplazado el ministro ruso como lectura de los resultados del informe.

Lavror ya había defendido este viernes que el informe de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) sobre este caso no ha identificado el origen de la sustancia. Según el informe de la OPAQ, los resultados de los análisis de las muestras ambientales y biomédicas que los expertos de la organización recogieron en el territorio británico “confirman las conclusiones del Reino Unido en relación con la identidad de la sustancia química usada en Salisbury”.

Skripal y su hija fueron encontrados el pasado 4 de marzo inconscientes en un banco de las calles de la localidad británica de Salisbury. Las autoridades del país determinaron que habían sido envenenados con un agente nervioso de la era soviética y acusaron de ello a Rusia.

Los servicios de Inteligencia de Rusia espiaron durante al menos cinco años al exagente doble Sergei Skripal y a su hija, Yulia, que fueron hallados inconscientes en la localidad inglesa de Salisbury el 4 de marzo tras un supuesto ataque con un agente nervioso, ha asegurado el asesor de seguridad nacional de Downing Street.

El Gobierno de la primera ministra, Theresa May, expulsó a 23 diplomáticos rusos y pidió a sus aliados internacionales que siguieran sus pasos. Un total de 28 países, la mayoría europeos pero también Estados Unidos, han declarado persona ‘non grata’ a más de 140 agentes rusos en sus respectivos territorios.

El presidente ruso, Vladimir Putin, que había anunciado una “respuesta simétrica” a la expulsión masiva de sus agentes, ha negado cualquier responsabilidad en el ataque a los Skripal. Para Moscú, es “una grotesca provocación” de la Inteligencia británica y estadounidense.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.