Hola, mi nombre es Mónica y trabajo desde hace 15 años como Auxiliar Administrativa en un hospital público de Palma.

Durante estos 15 años, he luchado siempre por prosperar y mejorar como persona y como profesional. He realizado múltiples cursos de formación, hice el acceso a mayores de 25 años, una carrera universitaria, un Master y un Experto todo ello en la UIB, Universidad de les Illes Balears, todo ello en catalán.

Durante todo este tiempo he respetado opiniones diversas sobre el tema de imponer el catalán, aunque no comparto esta idea de la imposición sino que creo que debería ser un mérito. He atendido a miles de usuarios, aconsejándoles que se expresen en su lengua propia, para expresarse mejor y de paso a mí me servía para aprender. Nunca he tenido ni un solo problema de entendimiento, lo entiendo perfectamente pero me cuesta hablarlo, ya que no es mi lengua materna.

Este fin de semana ha salido publicada la convocatoria para mi categoría profesional, al ser de la rama administrativa, se nos exige el nivel de catalán a fecha de fin de la convocatoria, es decir 1 mes . Estoy cursando un curso de catalán pero los exámenes son a final de mayo, el escrito y el oral en el mes de septiembre. Eso significa, que no puedo presentarme al examen. Es decir que después de 15 años de experiencia, ahora ni siquiera tengo la oportunidad de acceder a consolidar mi plaza.

Ayer contacte con mi sindicato, que de hecho son los únicos que votaron a favor de que el catalán fuera un mérito y no un requisito. Su única respuesta, es que en asesoría jurídica se está planteando presentar una Apelación Parcial del Decreto del catalán de IB-Salut, para no perjudicar a la gran mayoría de profesionales que salen beneficiados con este decreto, ya que se les da 2 años de plazo, a partir de la fecha de toma de posesión de su plaza, pero pidiendo igualdad de condiciones para el personal administrativo, que somos los más perjudicados y a los que se nos exige el nivel de catalán a fecha de la convocatoria y no se nos permite ni siquiera hacer una prueba de nivel previa al examen, como se hizo en anteriores convocatorias.

Según ellos el tema se pasó a asesoría jurídica de su sede en Madrid para plantear esta apelación del decreto a nivel nacional. Yo misma llamé al departamento de asesoría jurídica de la central de este sindicato en Madrid y cuál es mi sorpresa, que mi llamada es la primera noticia que tienen de ese tema y que no se envió nada desde Baleares. Me pidieron que les enviase un correo para intentar asesorarme y así lo hice.

Estoy indignada y me siento impotente, que se valore más un papel que diga que sabes catalán, que la experiencia, el resto de formación y la valía personal de cada profesional.

Mónica Rodríguez Gil

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.