La Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca y la Universitat de les Illes Balears (UIB) ha solicitado la colaboración ciudadana para mantener controlada la evolución de la avispa asiática en las Islas.

Según ha detallado en un comunicado la Conselleria, ambas instituciones trabajan conjuntamente desde que en 2015 se detectara el primer nido de avispa asiática en Mallorca.

Estos días los expertos han detectado la primera reina, cerca de Bunyola. Por lo tanto, con la llegada del buen tiempo, se intensifican los esfuerzos para detectar e intentar erradicar la especie de las Islas.

A través de avisos de apicultores y particulares en 2017 se pudieron detectar diez de los nidos. Los avisos pueden realizarse a través de la web Vespapp, así como de sus redes sociales, y por el teléfono del Servicio de Protección de Especies (971 784 956).

Según la distribución de los nidos de 2015-17, la especie se expande a un ritmo de diez kilómetros anuales. La superficie ocupada en 2016 era de 5.800 hectáreas, en 2017 fue de 40.700 Ha y se prevé que para el 2018 sea de 100.000 Ha.

En 2015 se detectó un único nido en Sóller. Al año siguiente se detectaron nueve nidos en zonas forestales; mientras que en 2017 se localizaron 20 nidos. Por ahora los nidos se han encontrado en Sóller, Deià, Valldemossa, Bunyola, Esporles, Santa Maria, Biniamar, Lluc, Orient y Selva.

En el año 2016 se empezó a capear el mes de septiembre y se instalaron 141 trampas. En 2017 la campaña de trampeo se inició el mes de mayo y se colocaron unas 300 trampas. Este año, 2018, ya se han colocado 300 pero se espera que se instalen más.

La avispa asiática es una especie exótica invasora, que procede del sudeste asiático. Se detectó por primera vez en Europa en 2004, en Francia, y fue en 2010 cuando se confirmó su llegada a España, en Navarra.

Actualmente esta especie ha sido detectada en el País Vasco, Cataluña, Galicia, La Rioja y Castilla y León. Las obreras miden 3,5 cm de longitud, tienen la cabeza es negra, pero el rostro es amarillo anaranjado. La parte final de las patas es amarilla y el tórax es castaño-negro.

Los nidos son esféricos u ovalados, miden entre 40 y 70 cm de diámetro y poseen una única entrada lateral. Suelen localizarse en las partes altas de los árboles, por lo que hay cierta dificultad a la hora de observar los nidos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.