Foto: Reuters

El primer ministro de India, Narendra Modi, ha afirmado este miércoles que los casos de violación en el país “son una vergüenza” al tiempo que ha dicho que “no deben ser politizados”.

“Una violación es una violación, no es algo que deba ser politizado”, ha señalado, en medio de las protestas masivas por la violación y asesinato de una niña musulmana de ocho años en la región de Cachemira, en disputa con Pakistán.

“Cuando un niño es violado (…) no podemos comparar estos incidentes en números según los distintos gobiernos. La violación es la violación, ¿cómo se puede aceptar esto?”, se ha preguntado durante un acto en Londres.

Así, Modi ha sostenido que “cuando pasa esto (las violaciones) en el país, se cuestiona a la mujer”. “La persona que comete estos crímenes es también hijo de alguien. La violación de una hija es un motivo de preocupación, una vergüenza para el país”, ha remachado, según ha informado la cadena de televisión india NDTV.

El primer ministro ha sido recibido antes del acto por un grupo de manifestantes que portaba carteles en los que se podía leer ‘Modi vete a casa’ y ‘Estamos contra la agenda de odio y avaricia de Modi’, tal y como ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

Las palabras de Modi han llegado apenas un día después de que el premio Nobel de la Paz Kailash Satyarthi describiera como una “emergencia nacional” el aumento del número de violaciones y abusos contra los menores en India y reclamara al Gobierno medidas para garantizar justicia a las víctimas.

“El alarmante e imparable aumento de los casos de violaciones y abusos contra nuestros niños requiere una emergencia nacional”, dijo, antes de agregar que “cada vez que una hija es violada y asesinada, el alma de India es violada y asesinada”.

Satyarthi manifestó en una serie de mensajes en su cuenta en la red social Twitter que “cada día, 55 niños son violados en India” y subrayó que “el ideal de una India progresista y libre nunca se cumplirá mientras los niños no estén seguro”.

Así, reclamó a los partidos políticos que dediquen una sesión parlamentaria a aprobar un ‘plan nacional’ para hacer frente a la situación, antes de criticar “la ausencia de un sistema de justicia rápido y sensible”.

“Si un niño tiene que esperar y rogar justicia en nuestros tribunales durante décadas, es un fracaso colectivo”, apuntó, al tiempo que reclamó la creación de un Tribunal Nacional para la Infancia que “cumpla los principios de justicia natural para los niños supervivientes de los abusos”.

Las declaraciones de Satyarthi –quien ganó el Premio Nobel en 2014 junto a la activista paquistaní Malala Yousafzai– tuvieron lugar al hilo de la publicación del informe ‘Los niños no pueden esperar’ por parte de su fundación.

Los datos oficiales reflejan 18.862 casos de violaciones de menores en 2016, lo que equivale a casi la mitad del total de 40.000 casos de violaciones de menores y adultos ese año. En 2012, la cifra total fue de 25.000.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.