Los hijos de la mujer que fue asfixiada en 2016 en Palma, presuntamente, a manos de su marido, han asegurado que ven “absurdo” que su madre amenazase al acusado con suicidare y que, además, fue él quien le pidió matrimonio a los pocos meses de empezar su relación, cosa que los hermanos consideraron que era algo “precipitado”.

El acusado, un hombre de unos 60 años, está siendo juzgado durante estos días en la Audiencia Provincial por un jurado popular. La Fiscalía pide 25 años de cárcel por asesinato. La defensa rechaza este relato, por lo que pide la absolución y subsidiariamente que se consideren los hechos un delito de homicidio, con una pena de siete años de prisión.

Durante el segundo día del juicio, los hijos han puesto en entredicho la declaraciones realizadas por el investigado este lunes, que acusó a la víctima de hacerle “chantaje emocional” para casarse diciéndole que si no “se quitaría de en medio”.

En concreto, una de las hijas ha explicado que “la amenaza no cuadraba nada con el carácter” de su madre.

Por otro lado, han explicado que la víctima era una “persona autosuficiente” y que nunca les había pedido dinero. Además, han manifestado no tener constancia de que hubiera hecho transferencias desde la cuenta del acusado a alguno de los hermanos.

Según han explicado, carecía del conocimiento necesario para realizar ese tipo de operaciones mediante Internet ya que para realizar cualquier tipo de trámites debía acudir al banco.

“ÉL ERA MUY POSESIVO”

Además, los hijos han relatado que el acusado era “muy posesivo” y que es “posible” que sintiera “celos” de la buena relación que había entre los cinco hermanos y su madre. Todos los hijos que estaban en el día a día de la madre han coincidido en que la degradación de la relación con el investigado empezó “unos meses antes de la boda”.

Así, han relatado que se fueron distanciando y que si antes quedaban cada fin de semana, empezaron a faltar a los encuentros familiares. Él experimentó un cambio de actitud. Así, han señalado que le gustaba hacerse la víctima y llamar la atención. La víctima, por su parte, empezó a perder peso. “Ya no era la misma, no era ni la mitad de lo que era”, ha dicho una de las hijas.

Respecto a si su madre tenía problemas con el alcohol, tal como planteó el acusado, los hijos han declarado que esto no era así o que lo desconocían. “Bebía como cualquier otra persona, una copa de vino o una cerveza”, ha afirmado uno de ellos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.