La actividad fabril en China moderó el ritmo de su expansión durante el pasado mes de marzo, según refleja el índice de gestores de compras (PMI) elaborado por Caixin/IHS, cuyo valor descendió a 51 puntos desde los 51,6 de febrero, en medio del creciente temor a una guerra comercial entre las dos mayores economías mundiales.

Aunque la lectura del dato de actividad del sector manufacturero se mantuvo por encima del umbral de los 50 puntos, lo que indica expansión, el dato del pasado mes de marzo constató únicamente una ligera mejoría, ofreciendo el resultado “más débil” desde el pasado mes de noviembre.

Las empresas manufactureras chinas señalaron solamente una mejora marginal de las condiciones operativas al final del primer trimestre, con el menor crecimiento en cuatro meses de la producción y los nuevos pedidos, mientras las exportaciones aumentaron de forma marginal.

El dato publicado por las consultoras privadas contrasta con la referencia oficial, publicada el pasado sábado, que mostraba una aceleración de la actividad, hasta los 51,5 puntos desde los 50,3 del mes anterior.

“Los subíndices de producción y empleo cayeron respecto del mes anterior, mientras los nuevos pedidos aumentaron a una tasa ligeramente menor, subrayando que la desaceleración del sector manufacturero vio provocada principalmente desde el lado de la oferta, mientras la demanda se mantuvo relativamente estable”, indicó Zhengsheng Zhong, director de análisis macroeconómico de CEBM Group.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.