Foto: Reuters

La reforma de la Ley de la Presidencia que impulsa JxCat para investir a Carles Puigdemont a distancia llegará al pleno esta semana y lo hará sin apenas introducirse cambios en el texto, pese a que el Consell de Garanties Estatutàries avisó la semana pasada de que la norma vulnera la Constitución y el Estatut.

El periodo para presentar enmiendas está abierto hasta las 18 horas de este miércoles, pero los tres grupos con mayoría para introducir cambios, JxCat, ERC y la CUP, no tienen previsto introducir reformas que cambien sustancialmente la norma.

Fuentes de JxCat consultadas por Europa Press han explicado que están estudiando presentar enmiendas pero que, si se hacen, serán “cuestiones puntuales y de carácter técnico”, por lo que no afectarán al núcleo de la normativa.

Fuentes de ERC explican que no tienen previsto enmendar la ley, mientras que la CUP confirma que no lo hará, ya que es una norma que avala lo que este partido lleva tiempo defendiendo: investir a Puigdemont aunque esto suponga un acto de desobediencia.

Así, los tres partidos están dispuestos a sacar adelante la norma pese a que el Consell de Garanties Estatutàries dictaminó que era ilegal investir a un presidente a distancia, y pueden hacerlo ya que los dictámenes de este órgano son consultivos y, por lo tanto, no vinculantes.

Los dictámenes del Consell de Garanties son solo consultivos porque así lo dictaminó el Tribunal Constitucional en su sentencia sobre el Estatut de 2010: en el texto estatutario original aprobado por CiU, PSC, ERC e ICV-EUiA se recogía que los dictámenes debían ser vinculantes, pero fue rebajado por el Alto Tribunal.

EL VIERNES

Está previsto que la ley se debata y se vote por la vía de urgencia en el pleno que empieza el jueves y, según el orden del día con el que trabajan los grupos y al que ha tenido acceso Europa Press, el debate se celebrará en la sesión del viernes a las 12 horas.

El resto de partidos del hemiciclo, críticos con la ley, sí sopesan introducir enmiendas que la reformulen por completo, pero sus votos son insuficientes para modificarla, y algunos como Cs han anunciado que acudirán al TC si la ley no se retira del orden del día del pleno.

LA INVESTIDURA EN EL AIRE

Pese a que la ley se aprobará con toda probabilidad, la investidura de Puigdemont no está ni mucho menos garantizada, ya que el Tribunal Constitucional suspendió la semana pasada la candidatura del expresidente de la Generalitat y promoverla de nuevo supondría incurrir en desobediencia.

JxCat mantiene, por un lado, que su candidato sigue siendo Puigdemont pero, por el otro, asegura que no es partidario de que la Mesa del Parlament incurra en desobediencia para investirlo, y las dos ideas son difícilmente compatibles.

ERC acepta aprobar la reforma del la Ley de la Presidencia –que nunca ha visto con buenos ojos– pero, a la vez, afirma que la investidura tiene que ser “efectiva” lo que, en la práctica, es un aviso a JxCat para que renuncie a Puigdemont.

Así, la aprobación de la reforma de la Ley de la Presidencia no supondrá desencallar la investidura y JxCat y ERC se encontrarán en la misma disyuntiva: si promover la investidura de un candidato encausado exponiéndose a consecuencias judiciales, o apostar por un candidato sin causas pendientes con la justicia.

Fuentes soberanistas consultadas por Europa Press coinciden en que la decisión está en manos de Puigdemont: si apuesta por sí mismo o por un candidato abocaría Catalunya a unas nuevas elecciones, mientras que la segunda opción permitiría evitarlas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.