Foto: Reuters

El líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, se han estrechado la mano en la Zona Desmilitarizada (DMZ) entre las dos Coreas de cara al comienzo de la histórica cumbre que tendrá lugar este viernes en la localidad fronteriza de Panmunjom.

Las conversaciones entre los dos líderes, que se han reunido a las 9.30 de la mañana (hora local), tal y como estaba previsto, comenzarán a las 10.30, según ha recogido la agencia de noticias Yonhap.

Moon ha sido el primero en llegar a la zona, a la que se ha trasladado poco después Kim desde Pyongyang, la capital norcoreana. Kim ha invitado a Moon a cruzar rápidamente la frontera, por lo que ambos han posado brevemente en el lado norcoreano.

Justo después, Kim ha cruzado la frontera a Corea del Sur convirtiéndose en el primer líder norcoreano en pisar suelo surcoreano desde que comenzó la guerra en 1950. Se trata de la tercera cumbre intercoreana de la historia, la primera en tener lugar en Corea del Sur.

A su entrada en territorio surcoreano, ambos han recibido un ramo de flores por parte de dos niños, que residen en la localidad situada en la Zona Desmilitarizada, según ha retransmitido la cadena de noticias CNN.

Los líderes de los dos países, que técnicamente continúan en guerra, han sido recibidos por la guardia de honor de Corea del Sur, que vestían trajes tradicionales. Kim, por su parte, ha sugerido hacerse una foto con Moon y todos sus delegados.

Las dos Coreas no han dejado ningún detalle al azar de cara a la cumbre y han realizado dos simulacros de la misma, el último de ellos el jueves. El lugar del encuentro, construido en 1989, ha sido especialmente renovado para la ocasión, procediéndose a modificar su decoración.

Esta incluye una mesa ovalada fabricada para el evento y que tiene un diámetro de 2.018 milímetros, simbolizando así el año en el que se producirá la tercera cumbre intercoreana. Las dos anteriores se celebraron en 2000 y 2007 en Pyongyang.

Después de la primera reunión, ambos dirigentes almorzarán por separado con sus delegaciones. El líder norcoreano viajará acompañado de una delegación de nueve personas, entre ellas el jefe de Estado ceremonial, Kim Yong Nam, y su hermana Kim Yo Jong, además de altos cargos del Partido de los Trabajadores, el jefe del Estado Mayor del Ejército, el general Ri Myong Su, y su ministro de Exteriores, Ri Yong Ho.

UNA NUEVA “ERA DE PAZ”

El líder norcoreano ha firmado el libro de visitas de la Casa de la Paz, una instalación surcoreana en el Área de Seguridad Conjunta de Panmunjeom, dentro de la Zona Desmilitarizada, al sur de la frontera intercoreana, y ha asegurado que con la cumbre comienza una nueva “era de paz”.

Kim, que ha resaltado que “el mundo entero está prestando atención” al encuentro, también ha afirmado que espera llegar hoy a un acuerdo para cumplir con las esperanzas de las personas que desean la paz.

Por su parte, Moon ha aplaudido la decisión de Kim de acudir a la reunión y ha recalcado que quiere “un acuerdo y dar a las personas el resultado como regalo”, según ha retransmitido la cadena de noticias CNN. Además, el mandatario surcoreano ha señalado que la visita de Kim hace de Panmunjom un símbolo de la paz y no de la división.

Tras un intercambio de palabras al público, los líderes han pedido a los periodistas que abandonaran la sala para dar comienzo a la cumbre intercoreana.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.