EP

La dirección estatal de Podemos ha decidido guardar silencio y analizar en privado las consecuencias y el fondo del borrador filtrado por error este miércoles por la diputada y exdirigente Carolina Bescansa, en el que se dibuja una plan para disputar al secretario general, Pablo Iglesias, el liderazgo del partido, con supuesto apoyo del secretario de Análisis Estratégico, Íñigo Errejón.

Tanto Errejón como la propia Bescansa se han desvinculado del citado plan. Sin embargo, 24 horas después, ni Iglesias ni sus principales colaboradores se han pronunciado todavía sobre si se creen las explicaciones que han ofrecido respectivamente la exdirigente y el ex ‘número dos’, ambos cofundadores de Podemos, pero fuera desde hace más de un año del círculo de confianza del líder.

La formación ni siquiera difundió este miércoles a última hora la agenda de previsiones para la jornada siguiente, como acostumbra cada día. Este jueves, el equipo de prensa sí ha informado de que “no hay intervenciones previstas en medios” en todo el día de sus dirigentes y portavoces, ni tampoco actos públicos en los que tengan previsto participar.

La polémica ha llegado en plenas primarias de Madrid, un proceso interno que ya había reabierto las hostilidades entre las diferentes corrientes del partido. Las tensiones entre unos y otros llevaron incluso a Errejón a dejar en el aire la posibilidad de postularse, a pesar de llevar más de un año trabajando “a fuego lento” en una candidatura que todo el partido daba por hecho, al contar con el apoyo de Iglesias.

“ASUNTO DE MÁXIMA GRAVEDAD”

Ahora, la polémica en torno al borrador de Bescansa ha puesto más aún si cabe en peligro el pacto que Iglesias cerró con Errejón tras las Asamblea de Vistalegre II para apoyarle en esas primarias, y el silencio que mantiene no permite despejar la incógnita de si le ha retirado su confianza.

La cúpula estatal del partido admitió ayer, como única reacción oficial, que consideran que se trata de “un asunto de máxima gravedad”; una postura que rebajaba en parte la dureza de las primeras reacciones que el polémico borrador suscitó entre los llamados ‘pablistas’, que asumieron el plan contenido en el documento como un verdadero “golpe de Estado”, según explicaron fuentes de este sector a Europa Press.

El documento, que fue difundido “por error” por la propia Bescansa a través de su canal de la aplicación de mensajería online Telegram y borrado casi al instante–y desmentido horas después por ella misma–, ofrecía a Errejón un acuerdo según el cual, a cambio de ocupar la diputada el segundo puesto de la candidatura del dirigente a las autonómicas de Madrid, este debía comprometerse a unir fuerzas y respaldarla en el futuro para disputar el liderazgo de Podemos a Iglesias.

ERREJÓN SE ESFUERZA EN DESMARCARSE Y DESPEJAR DUDAS

El precandidato, que este jueves ha confirmado su intención de presentar su candidatura en Madrid para despejar dudas, se apresuró a negar cualquier tipo de relación con el documento de Bescansa. En declaraciones a Europa Press tras hacerse público el borrador, reconoció que sí le ofreció el pasado lunes el segundo puesto de su lista para la Comunidad, pero negó que sus conversaciones con Bescansa fueran más allá del ámbito madrileño.

De hecho, el dirigente morado tachó después en declaraciones a los medios de comunicación el borrador de la diputada como “delirante” e “inaceptable” y dejó en el aire su oferta a Bescansa; oferta que antes de la media noche la exdirigente declinó, a través de un comunicado, con la intención de “evitar cualquier daño” al partido.

Fuentes del equipo de Errejón consultadas por Europa Press creen que la “contundente” y” clara” respuesta del secretario de Análisis no dejó a Bescansa otra salida y que, además, sirvió para calmar los ánimos en la dirección estatal, en la medida de lo posible, y alejar la sospecha de que él tenía algo que ver con los planes que se detallaban en el documento.

Así, el entorno del diputado interpreta con cierta esperanza el silencio de los ‘pablistas’, y el hecho de que, en lugar de iniciar una “ofensiva” contra los ‘errejonistas’, hayan rebajado su dureza a la hora de interpretar la polémica, por lo menos en lo que respecta al papel de Errejón en ella, que según sus colaboradores, no existe porque no ha tenido nada que ver.

EN BUSCA DE UN ACUERDO EN MADRID A CONTRARRELOJ

Ahora, Errejón y los suyos se centran en conseguir un acuerdo con Espinar y los anticapitalistas para presentar una lista unitaria en las primarias de Madrid, que ayude también a cerrar la herida abierta a nivel nacional, a poco más de 24 horas de que se cierre el plazo para registrar candidaturas.

No obstante, Espinar todavía no se ha pronunciado públicamente al respecto, y la corriente en la que se enmarca la portavoz en la Asamblea, Lorena Ruiz-Huerta, ha decidido no participar en las primarias, como gesto de protesta.

Por su parte, Bescansa explicó este miércoles que fue su equipo –formado por dos colaboradoras que trabajan de forma voluntaria, sin retribución– el responsable de redactar el borrador con la propuesta de alianza con Errejón para desbancar a Iglesias del liderazgo del partido, así como de difundirlo “por error”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.