Los Mossos d’Esquadra y los Bombers de la Generalitat han encontrado este martes por la tarde los dos cadáveres de los ocupantes de un coche que quedó sepultado este lunes por un desprendimiento de tierra en Castell de Mur (Lleida), según ha informado la policía catalana a Europa Press.

La búsqueda del coche atrapado empezó el lunes tras un desprendimiento de tierra en la carretera LV-9124 y se ha retomado este martes por la mañana, empezando por comprobar la estabilidad de la vía con geólogos del Institut Cartogràfic i Geològic de Cataluña (ICGC) y los Bombers de la Generalitat.

La principal hipótesis, a la espera de las pruebas forenses, es que las víctimas son los padres del alcalde de Sant Esteve de la Sarga (Lleida), Jordi Navarra, puesto que la documentación hallada por el equipo de rescate era de ellos y estaba intacta y el coche era de su propiedad.

Tras el hallazgo, los cuerpos de las dos víctimas han sido trasladados al Instituto de Medicina Legal de Lleida, según ha explicado a Europa Press el alcalde de Castell de Mur, Josep Maria Mullol.

La carretera continúa cortada en el punto en el que se ha derrumbado una peña, ya que piedras de grandes dimensiones, que pueden pesar más de 50.000 toneladas, ocupan unos 200 metros de la vía.

“Será complicado sacar los escombros, de momento se ha habilitado una ruta alternativa, están arreglando un camino de tierra para los habitantes de la zona: Alsamora, Alzina Beniure, Moror y Beniure”, ha afirmado Mullol.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.