Emaya retiró el pasado año alrededor de 3.000 toneladas de residuos de obra y voluminosos de solares, caminos y viales públicos, unas actuaciones cuyo coste ascendió a 172.365 euros, entre limpieza, transporte y tratamiento de residuos.

Según ha informado la empresa pública en un comunicado, limpió los vertidos de residuos acumulados en seis solares municipales, uno privado, tres caminos públicos y varios puntos de la vía pública, retirando unas 3.000 toneladas escombros y otros materiales.
Estas actuación se realizan en el marco de las acciones de limpieza de solares y vías públicas que ejecuta Emaya siguiendo indicaciones municipales, y que cuenta con la colaboración de Tirme y MAC Insular. Precisamente a las plantas de estas empresas se destinan los residuos recogidos.

Algunas de las limpiezas más importantes de 2017 se han realizado en las aceras de tres caminos públicos -el del Palmer, Passatemps y Son Reus- donde se acumulaban escombros y otros residuos de construcción, así como residuos voluminosos. En el camino del Palmer se retiraron 143 toneladas; 112 en el camino de Passatemps; y 13 en el de Son Reus. El coste de estas tres limpiezas fue de 20.113 euros.

Además de estos caminos se limpiaron, seis solares municipales en las barriadas de Son Fortesa (calle Llampúgol y calle Zuloaga), Cas Capiscol (calle Sor Catalina Maura), s’Indioteria (calle Dieciséis de Julio) y Rafal Nou (camino Salard 53 y 55), de donde se retiraron 137 toneladas de residuos, con un coste operativo y de gestión de los materiales de 10.271 euros.

Asimismo, se realizó una limpieza subsidiaria de un solar privado en el barrio de la plaza de Toros y el coste de esta limpieza (7.934 €) se facturó a su propietario.

La actuación más destacada y de mayor envergadura de 2017 ha sido la limpieza des Carnatge, un proyecto incluido en los presupuestos participativos del Ayuntamiento. De este espacio natural se retiraron un total de 1.852 toneladas de residuos, con un coste de limpieza y de tratamiento de 141.981 euros.

Además, Emaya ha recordado que realiza una tarea continuada de retirada de vertidos de escombro y residuos voluminosos de la vía pública. Entre enero y diciembre de 2017 se retiraron más de 700 toneladas de residuos de decenas de pequeños vertidos. El 2016, a lo largo de todo el año, esta cantidad había llegado a las 1.500 toneladas de escombro retirado de la vía pública. “Esta disminución es una buena noticia y un síntoma de que el importante incremento del uso del parque verde para llevar residuos de construcción supone una disminución en mitad de las cantidad de residuos dejados a la calle”, sostiene Emaya.

De acuerdo con el convenio firmado en diciembre de 2013 entre Emaya, Tirme y Mac Insular, los residuos recogidos en estos puntos se trasladan a las instalaciones de Mac Insular para su triaje y tratamiento adecuado.

Estas entidades recuerdan que el vertido de estos de residuos es una infracción grave que se sanciona con multas a partir de 750 euros. Las empresas tienen que entregar los residuos de construcción a la planta de Mac Insular y los particulares pueden llevar los residuos voluminosos y restos de pequeñas obras domésticas a los Parques Verdes, gratuitos y abiertos cada día de 08.00 a 20.00 horas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.