El PP en el Consell de Mallorca, por medio del conseller Antoni Serra, ha acusado al equipo de gobierno de la institución insular de ser “el principal culpable del progresivo abandono de la Serra de Tramuntana”, que ha puesto en alerta a la Unesco y ha sido denunciado por el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Histórico-Artísticos (Ikomos).

Según ha explicado la formación en un comunicado, se trata de un hecho que amenaza la categoría de Patrimonio Mundial que ostenta la Serra en la próxima evaluación que llevará a cabo este organismo, prevista para 2021.

En esta línea, los ‘populares’ han recordado que Ikomos renovó en 2016 la condición de Patrimonio Mundial por la labor llevada a cabo por el Consell desde 2011.

El PP ha expresado su “honda preocupación” por la “degradación” que ha padecido la Serra de Tramuntana a lo largo de la presente legislatura por parte tanto del Govern que preside Francina Armengol como por el Consell de Mallorca, “que atribuye las impresiones del Ikomos a un malentendido cuando la realidad es que se ha desentendido de su rentabilidad, conocimiento y promoción y, por tanto, ha abandonado su futuro a su suerte”.

En este sentido, el conseller ‘popular’ ha sostenido que “el Consell no puede negar por más tiempo su política negligente” en relación a la Serra que se ha manifestado en “reducir un 11 por ciento el presupuesto del Consorcio Serra de Tramuntana cuando el presupuesto del Consell ha crecido un 32 por ciento y en eliminar las ayudas a particulares, rectificando posteriormente a petición del PP aunque dotándolas de inferior cuantía, y a empresas”, cuestiones que la formación reivindicará en el próximo Pleno.

El PP también ha informado que reclamará la recuperación de la figura del gerente del Consorcio Serra de Tramuntana, eliminada por el Pacte en 2016 “con lo que se cortó un canal de comunicación directo entre el Consell y los propietarios de las fincas”, y la creación de un Consejo Asesor de Expertos que, junto con el incremento de las ayudas económicas, “frene el abandono de las explotaciones y favorezca su rentabilidad y, por tanto, también el cuidado de su entorno; impulse la actividad agrícola, ganadera y artesanal y fomente su promoción y conocimiento”.

Por último, Serra entiende necesario poner fin a “las políticas restrictivas de un pacte prohibicionista caracterizado por perseguir y poner trabas a los propietarios de fincas como lo está haciendo, por ejemplo, a través de la Ley de Caminos, las Zepas o la zonificación turística en lugar de dar soluciones que favorezcan su desarrollo”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.