La Dirección General de Consumo impuso en 2017 sanciones por un total de 1.341.626 euros a raíz de las 7.546 reclamaciones de usuarios y de las inspecciones realizadas, lo que supone un incremento de más de 500.000 euros con respecto al año anterior.

Así lo han indicado este martes durante la presentación de la Memoria de Actividad de 2017, el director general de Consumo, Xisco Dalmau, quien ha detallado que, por islas, 5.945 reclamaciones son de Mallorca, 581 de Menorca y 1.010 de Ibiza y Formentera.

Dalmau ha remarcado como “muy positivo” el hecho de que las reclamaciones por vía telemática se hayan “más que duplicado” y hayan pasado de 398 en 2016 a 855 en el año 2017.

Si el año anterior estuvo marcado por las reclamaciones derivadas de las cancelaciones de Vueling, el caso del crucero Pullmantur y la cancelación del concierto de Romeo Santos, un aspecto diferencial de 2017 han sido las reclamaciones debidas al cierre de las compañías Air Berlin y Niki. También la suspensión del concierto de MCLAN generó unas 40 reclamaciones.

El director general ha recalcado que la parte más significativa de las sanciones (982.036 euros) deriva de reclamaciones de consumidores y el resto (359.589 euros) fue el resultado de las inspecciones.

Tanto Dalmau como la consellera de Salud, Patricia Gómez, han insistido en la importancia de presentar reclamaciones ya que estas son un observatorio real del comportamiento de las empresas y contribuyen a “luchar contra las prácticas abusivas y desleales de determinadas empresas”.

Así en el 2017 se iniciaron 321 expedientes sancionadores y se resolvieron 241. Cabe decir que, aunque el número de expedientes sancionadores resueltos fue parecido al del año 2016 (242) pero la cuantía de las sanciones se ha duplicado.

ARBITRAJE E INSPECCIONES

El año pasado la Junta Arbitral de Consumo recibió 1.123 solicitudes de arbitraje de los consumidores, un mecanismo extrajudicial y gratuito de resolución de conflictos, que la Dirección General pone a disposición de consumidores y empresarios para resolver controversias de consumo.

De las 1.123 controversias sometidas a la decisión del arbitraje de consumo, 818 fueron de telefonía móvil, 43 de tiendas de muebles y 34 de servicios de Correos. Asimismo, el año 2017 se resolvieron 1.095 casos, 343 por mediación de la Junta y 657 por laudo de los árbitros de consumo.

El Servicio de Inspección de Consumo realizó el año 2017 un total de 2.490 actuaciones de inspección; decretó 131 medidas cautelares e inmovilizó por resultar peligrosas 78.925 unidades de productos.

De las 78.925 unidades, el volumen más importante de inmovilizaciones fueron los 32.685 juguetes, 18.663 giradores (spinners), 13.770 llaveros con diseño infantil y 1.456 disfraces y artículos de Carnaval.

Asimismo, la Inspección de Consumo notificó 15 alertas a la Red europea de alertas de productos peligrosos, de los que grande parte (11) correspondieron a juguetes.

EDUCACIÓN Y FORMACIÓN

En el ámbito educativo, en 2017 un total de 405 alumnos participaron en el concurso Consumópolis, organizados en 81 equipos de once centros educativos.

Asimismo, el año paso se puso en marcha la Escuela de Consumo en, que supone un importante paso en la consolidación de la formación en materia de consumo.

“La gran mayoría de las empresas de Baleares hacen buenas prácticas pero debemos conocer las que no”, ha sostenido la consellera.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.