La llegada de la fotografía provocó un cambio radical en el planteamiento de los artistas y egiptólogos pioneros a la hora de representar las imágenes que tomaban del país de las pirámides. Los Colosos de Memnon. Colección Egipto 1930 - Fondo de exposiciones de Fundación Sophia

La muestra, del fondo de exposiciones itinerantes de la Fundación Sophia, estará expuesta en este histórico edificio en el Dique del Oeste en Palma, del 14 de abril hasta el 13 de mayo, de martes a domingo de 10 a 14h. La entrada es libre. Para más información llamar al 971 402 145- www.fundacionsophia.com

Esta colección de fotografías de época fue realizada por un viajero anónimo alemán alrededor de los años 30, en una época en que las expediciones arqueológicas empezaban a popularizarse en Egipto, actividad que se benefició de la proyección mediática del descubrimiento de la tumba del faraón Tutankamón en el Valle de los Reyes el 4 de noviembre de 1922.

“Acogemos esta muestra por su peculiar interés histórico”, explica Pablo Fernández del Vall, director interino del Castillo Museo San Carlos. “1930 marca el inicio de la popularidad de los viajes arqueológicos y turísticos a sitios con un gran legado patrimonial histórico”, añade.

La excavación y estudio de las ruinas de los antiguos templos y monumentos de la civilización egipcia inició una etapa febril después de este célebre descubrimiento, financiado por Lord Carnarvon, un noble inglés y egiptólogo aficionado, apasionado por las antiguas civilizaciones.

 Un viajero “anónimo”

La colección de 48 fotografías se añadió al fondo de exposiciones de la Fundación Sophia en el año 2004, y tras varios análisis por parte de los expertos del Centro de Estudios de la Fundación Sophia, realizados sobre las imágenes y las prácticamente borradas leyendas que aparecen en el reverso de algunas de las fotografías, se deduce que las instantáneas fueron tomadas por un anónimo viajero alemán en la década de los 30.

Este viajero anónimo pudo haber realizado un crucero por el Mediterráneo con el célebre navío S.S. Esperia, efectuando la probable ruta Génova – Venecia – Alejandría, donde seguramente desembarcó para iniciar su viaje por todo el país de los Faraones.

Como dato curioso, el S.S. Esperia es probablemente una de las mayores leyendas marítimas de la historia, ya que durante sus veinte primeros años de ruta a Egipto, este extraordinario navío transportó a los más notables viajeros, arqueólogos, historiadores y estudiosos del Antiguo Egipto, tales como el egiptólogo y académico suizo Édouard Naville y los egiptólogos ingleses W. M. Flinders Petrie y el Alan Gardiner, pioneros en el estudio de la ciencia de la egiptología.

La muestra se expuso por primera vez en la sede de Fundación Sophia en Palma de Mallorca en noviembre del 2012, para conmemorar el 90 aniversario del descubrimiento de la tumba de Tutankamón por el egiptólogo Howard Carter, un descubrimiento que popularizó el estudio de la egiptología y el turismo a Egipto.

“Hemos querido recordar con la exposición Egipto 1930 este acontecimiento importante en el estudio de la egiptología, como lo es el descubrimiento de la tumba de Tutankamón”, comenta Francis J. Vilar, egiptólogo y presidente de Fundación Sophia.  “Este hito fue el resultado del tesón de Howard Carter y de la visión de su mecenas, Lord Carnarvon, que unidos dieron como resultado el hallazgo más sorprendente en la egiptología en el siglo XX”, añade.

La Fundación Sophia es una entidad privada de carácter docente, cuyos principios fundacionales son difundir el pensamiento y el arte de las culturas tradicionales, mecenar a jóvenes artistas e investigadores y promover el voluntariado, especialmente en el ámbito de la cultura.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.