ep

Carles Viver Pi-Sunyer, considerado el arquitecto jurídico del proceso independentista, reconocía que el ‘procés’ era inconstitucional y que el Tribunal Constitucional tumbaría órganos como el Consejo Nacional para la Transición Nacional, según desveló la catedrática de Derecho Constitucional Teresa Freixes.

La catedrática afirmó que en reuniones mantenidas con Viver, a quien la Generalitat de Cataluña designó en 2013 presidente del Consejo Asesor para la Transición Nacional, declarado inconstitucional, este le reconocía que sabía que lo que estaban haciendo era “inconstitucional”. “Ya lo sabemos, vamos a ver si cuela”, le dijo Viver según ella. “Todos los reunidos eran perfectamente conscientes de que lo que se estaba haciendo era inconstitucional”, aseguró.

Según ella, uno de los “bulos” del proceso independentista es que todo empezó con la sentencia del Tribunal Constitucional contra el Estatuto catalán. Así, sostiene que existía ya una hoja de ruta definida desde los años 80 en la que a través de “reformas legislativas sutiles” se aseguraría “el sistema de adoctrinamiento en las escuelas” y se crearía una legislación que facilitase la constitución de “estructuras de Estado”.

Freixes explicó que el Estatuto de Cataluña, como cualquier otra ley orgánica, era recurrible. “El Tribunal Constitucional (TC) declara inconstitucionales 13 artículos de más de 300”, apuntó, y agregó que el único “totalmente inconstitucional” fue el que pretendía separar la justicia catalana de la española.

“SOLAMENTE SE DA UNA VERSIÓN DE LOS HECHOS”

Se refirió a esta cuestión en un almuerzo informativo organizado por Societat Civil Catalana (SCC) en Madrid, en el Centro Riojano, donde SCC reunió este viernes a los corresponsales extranjeros en la capital española para tratar de contrarrestar el “relato independentista” en Europa porque, según entienden, “solamente se está dando una versión de los hechos”.

En esta comida, los representantes de esta asociación adelantaron que en el mes de junio celebrarán un seminario para combatir el nacionalismo y que, en las próximas fechas, viajarán a Luxemburgo y a Bruselas para celebrar conferencias encaminadas a “aportar datos” que reflejen que se está sufriendo “una conculcación de derechos” en Cataluña desde el inicio del ‘procés’.

La vicepresidenta de esta entidad, Miriam Tey, valoró que en España se tiene “un complejo de inferioridad” por el que se da más relevancia a la información de la prensa extranjera que a la de la prensa nacional, motivo por el que considera “importante” la cobertura que hacen los medios extranjeros del conflicto catalán.

Tey insistió en que SCC no quiere la ilegalización del independentismo, “que es una opción política”, pero pidió que actúe “siempre desde los cauces legales”.

MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y LENGUA

El profesor de Comunicación Joan López detalló en la comida el peso de la publicidad institucional en el ‘procés’, y señaló cómo la Generalitat “con interés ideológico” invirtió 10,1 millones de euros “en plena crisis económica” y pasó a 30,3 millones de euros en publicidad en 2016.

Además, los “medios independentistas” recibieron ese año 7,32 millones de euros en ayudas “con la excusa de fomentar la lengua catalana”, y en 2017 fueron excluidos de la inserción publicitaria los medios que no emitiesen publicidad del referéndum del 1 de octubre –algo prohibido por el TC–.

Como ejemplo, puso una campaña para fomentar la prensa entre los jóvenes emprendida por el expresidente catalán Artur Mas, en la que quienes cumplían 18 años recibían el periódico gratuito que quisieran en su domicilio, con la excepción de los diarios ‘ABC’ y ‘La Razón’.

Felipe Moreno, miembro del Observatorio Electoral de Cataluña, añadió además la variante de la lengua como clave en la prevalencia de independentismo. Así, según los datos de este organismo, el 77 por ciento de los castellanoparlantes rechazan la independencia, mientras que el 75 por ciento de los que emplean a diario el catalán están a favor de ella.

Estos datos contrastan con los datos del Centre d’Estudis d’Opinió de 2006 –año en el que la Generalitat no preguntaba por la independencia directamente–, cuando el 75 por ciento de los encuestados que hablaban principalmente español se sentían catalanes y españoles o solo españoles, mientras que solo el 29 por ciento de los que usaban sobre todo el catalán se sentían únicamente catalanes.

Este incremento lo correlaciona con el consumo de medios de comunicación, ya que según sus datos, aproximadamente el 75 por ciento de independentistas se informan a través de los medios públicos catalanes. “No tenemos políticos, tenemos ilusionistas”, ironizó.

“NO HA HABIDO UN CONTRARRELATO”

En cuanto al “relato” en el exterior, SCC cree que el Estado abandonó su acción en el extranjero. “Los Gobiernos de España han estado ciegos, han actuado de forma tardía. No ha habido un contrarrelato”, aseveró López, quien añadió, preguntado por el motivo por el que SCC no se había creado con anterioridad, que no se le podía pedir “a la gente” lo que entiende que no han hecho ni Adolfo Suárez, ni Felipe González, ni José María Aznar, ni José Luis Rodríguez Zapatero ni Mariano Rajoy.

López se refirió también a la supresión en 2012 “por los recortes” del Consejo de Comunicación Exterior. Freixes, por su parte, afirmó que les habría gustado escuchar el discurso del Rey Felipe VI del 3 de octubre en boca del Gobierno, aunque matizó que el Rey “no se extralimitó” y que sin su intervención no hubiese sido posible la manifestación por la unión de España que vivió Barcelona el 8 de octubre.

Respecto a la presencia de banderas españolas en los balcones desde la agudización del ‘procés’, Tey rechazó que se trate de un “nacionalismo español” y lo definió como “un patriotismo constitucionalista”.

ESCUELA, EUROORDEN Y ELECCIONES DE 2019

Todos los ponentes en el almuerzo coincidieron en denunciar situaciones que se están viviendo en las escuelas catalanas, como el preguntar a los niños por la profesión de sus padres, por las noticias que se ven en las casas o por hacer que los estudiantes guarden minutos de silencio por los ‘presos políticos’. “Los niños (en algunas escuelas) tenían que rezar por los heridos del 1-O”, garantizó Freixes, quien contó que en algunos colegios mostraban a los alumnos imágenes de las cargas policiales para criticar su actuación.

Esta catedrática cargó en el encuentro contra la decisión de la Justicia alemana de rechazar el delito de rebelión en la euroorden contra el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. “No se han enterado de qué es ni para que sirve” una euroorden, insistió, y dijo que desde su punto de vista un tribunal que recibe una euroorden debe funcionar como “europeo” y no como un tribunal de su país.

Sobre la calificación del delito de rebelión, Freixes explicó que la violencia en el Código Penal español está definida como “física, verbal o psicológica”, por lo que entiende que sí hubo violencia. Así, diferenció entre la sedición, que solo afecta al orden público, y la rebelión, que afecta al orden constitucional y cree que se equipara con la alta traición alemana.

Por último, SCC calificó de “batalla importante” entre el proyecto de España y el independentista la Alcaldía de Barcelona, que se renovará en las próximas elecciones municipales de 2019. Respecto al presunto fichaje por Ciudadanos (Cs) del ex primer ministro francés Manuel Valls, celebraron que “alguien de fuera, cuya lengua materna es el catalán, dé su visión” en cualquier partido. “Nos podría ayudar muchísimo”, estima la vicepresidenta de SCC.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.