Los padres de un pequeño se han puesto en contacto con Crónica Balear para denunciar la acumulación de basura que se produce en unos contenedores de basura que están situados justo al lado del Colegio Casa Blanca (en la Plaça Molins De Vent de la localidad del mismo nombre).

Los contenedores siempre están llenos de basura y lo normal es encontrar restos de colchones, televisores, ordenadores, muebles lo que supone un riesgo para los pequeños que, en más de una ocasión, acaban por pasar por encima de la basura.

Según los padres, las quejas son constantes e incluso “el centro se ha quejado a EMAYA pero no se ha obtenido respuesta alguna”.

Una situación que preocupa, y mucho, a los afectados que este lunes ven como sus pequeños tienen que volver a un colegio a cuyas puertas se acumulan todo tipo de despojos.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.