El teniente de alcalde de Modelo de Ciudad, Urbanismo y Vivienda Digna, José Hila, ha informado de la paralización parcial de la actividad de Megapark y la reordenación de los aforos, que quedará en un total de 2.528 personas.

Así lo ha anunciado tras la reunión del Consejo de Gerencia de Urbanismo Hila, quien además ha asegurado “el cierre de la mitad del centro de ocio” tras el dictado de dos decretos por parte del Ayuntamiento de Palma -uno de Actividad y otro de Disciplina- que deberán cumplirse en un plazo de 48 horas después de haber recibido la notificación.

En este sentido, desde el Consistorio han solicitado al Grupo Cursach que “se vuelva a las licencias originales”. En concreto, la licencia de cafetería de 2005 y la licencia de ocio de 2006, “que pidieron que se unificaran”, ha indicado Hila.

Asimismo, se trata de un decreto ejecutivo que no admite recurso. “La actividad debe ajustarse a las condiciones del proyecto con licencia legal”, ha añadido el regidor de Urbanismo.

De este modo, se han dictado una serie de medidas cautelares como la paralización general de uno de los dos edificios originales, la prohibición del techo retráctil y la paralización de las terrazas de exterior, entre otras.

VUELTA A LOS DOS EDIFICIOS “ORIGINALES”

En relación a la orden de disciplina, esta decreta “el restablecimiento de la realidad física alterada”, es decir, “volver a los dos edificios originales”, según Hila.

Además, este decreto cuenta con un periodo de alegaciones de 15 días con una orden de demolición de las obras ilegales con un periodo de ejecución de dos meses. “Seguimos la línea de trabajo de Tito’s y Pacha, con el cierre de la parte que no tiene licencia. Megapark cuenta con dos licencias parciales que fueron unificadas sin permiso en una sola, por lo que pedimos que vuelvan a la original”, ha aclarado.

En esta línea, Cort ha detallado que solo quedará abierta parte de la planta baja y el sótano de uno de los dos edificios. Así, se procede al cierre de la antigua cafetería y los balcones.

Sobre las distintas manifestaciones que han sido convocadas estos días por los empleados de las empresas del Grupo Cursach, el regidor ha mostrado su “respeto” por los “derechos de los trabajadores”, pero ha subrayado que se trata “de un tema de legalidad y de urbanismo”.

Por último, Hila ha reiterado que “se deben quedar los dos edificios originales” y, así, “adaptarse a la legalidad, que está para cumplirla”, ha concluido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.