La Associació per a la Revitalització dels Centres Antics (ARCA) ha rechazado la nueva ordenanza de las terrazas de Cort aprobada el jueves de forma inicial y ha anunciado que presentará alegaciones.

Según ha expresado ARCA en un comunicado, la nueva normativa “no tiene nada de nueva y es tomar el pelo a la ciudadanía”.

En este sentido, ha señalado que si se compara la normativa vigente con esta aprobada, “las diferencias son mínimas”. Asimismo, el colectivo ha explicado que las “únicas diferencias sustanciales son la prohibición de toldos, la obligación de recoger los utensilios al atardecer y que los metros libres mínimos para paso eran dos metros y la nueva dice 2,5 metros -en el Centro y Santa Catalina-Jonquet-“.

Respecto a la inclusión del Centro Histórico en el texto, “no queda claro que su intervención pueda tener efecto importante”, han añadido desde ARCA.

El colectivo ha denunciado algunos efectos negativos provocados por las terrazas y tiendas de souvenirs y han asegurado que la “ocupación excesiva quedará prácticamente igual”.

“El impacto negativo sobre la imagen de la ciudad debido a mamparas, barreras, macetas, jardineras y los innecesarios y grandes rótulos continuarán impidiendo la contemplación de la ciudad”, ha manifestado ARCA.

Respecto al impacto estético de los escaparates en fachadas, “queda igualmente como está la actual, es decir, muy negativo para la ciudad”, ha resaltado la asociación.

Asimismo, Arca ha asegurado que el equipo de gobierno de Cort “no ha atendido a las peticiones de la asociación”, por lo que su “sensación” es que “no quieren escuchar”.

Por todo, Arca ha denunciado el “maltrato de la imagen de la ciudad que provocan las terrazas y la excesiva ocupación de espacio público en determinados lugares”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.