Unas 2.500 personas han llenado este jueves la Plaza de Cort en una concentración convocada por el 8 de marzo, Día de la Mujer, en la que se ha leído un manifiesto feminista frente a la fachada del Ayuntamiento de Palma.

Las calles que enlazan con la Plaza de Cort también se han llenado por la gran afluencia de personas que procedían de otras movilizaciones, como una convocada por los sindicatos CCOO y UGT que ha abarrotado la calle Colom.

La concentración llevaba por lema ‘Si nos paramos todas, el mundo se para’. La responsable de Políticas Sociales e Igualdad de CCOO en Baleares, Eva Cerdeiriña, ha explicado a los medios que con esta acción están reivindicando mejoras en el ámbito laboral, mayor participación y políticas públicas a favor de la Igualdad.

Por su parte, una portavoz del colectivo feminista, Concha Calafat, ha defendido la huelga porque “los problemas de desigualdad, discriminación y violencia no sólo no disminuyen sino que incluso han aumentado” y “una manifestación ya no basta”.

En el transcurso del acto se ha leído un manifiesto del colectivo feminista en el que se ha hecho un llamamiento a la huelga y se han denunciado la violencia machista y los recortes en servicios públicos.

En este manifiesto también se ha reivindicado la lucha contra la brecha salarial, el reparto equitativo en los trabajos de cuidados y domésticos y una educación diversa “libre de opresiones patriarcales”.

Seguidamente han leído sus manifiestos otros colectivos de mujeres como Kellys Unión Balear o las mujeres periodistas.

La presidenta del movimiento de las camareras de piso, Shirley Siles, ha señalado que han salido a la calle “por necesidad” para poder “trabajar mejor” con “condiciones normales” y exigir que se reconozcan sus enfermedades profesionales”. “Creo que desde hace muchos años quien lleva toda la carga de una casa somos nosotras. Después de trabajar como un hombre, llegamos a casa a preparar la cena, sacar lavadoras y hacer todo”, ha protestado.

Finalmente, una portavoz de las mujeres periodistas, Carmen Buades, ha recalcado que el periodismo es “una profesión con una importantísima responsabilidad social” y ha denunciado que las mujeres son “víctimas de discriminación” en el sector.

Buades ha puesto como ejemplos la existencia de “contenidos en los que las mujeres son invisibles o sólo tienen una aportación testimonial” o que los cargos directivos mayoritariamente estén ocupados por hombres.

Además de las protestas a pie de calle, muchas entidades también han organizado actos por el Día de la Mujer. Es el caso de la Asociación Síndrome de Down de Baleares (Asnimo). Tanto usuarios como trabajadores han confeccionado un mural con sus fotografías. De esta forma, han mostrado su compromiso hacia la igualdad bajo el lema “Sin nosotras se para el mundo”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.