El miedo se ha instalado en la cabeza de Raquel T. Todo por culpa de una agresión  por parte de un hombre cuando ella llevaba a sus bebés a la guardería. Ya no puede acompañar tranquila a sus hijos después de que un individuo, aparentemente un indigente, le empujara y le escupiera en Palma. Apenas fueron unos minutos lo que duró todo, pero esos instantes le marcaron. Para mayor inri, ella no fue la única víctima: también atacó a otras mujeres.

Los hechos ocurrieron el pasado miércoles hacia las 9:10 horas en Avenidas, a la altura de la gasolinera. Raquel estaba esperando para cruzar un paso de peatones y dirigirse a la guardería, ubicada en la calle Jaume Lluís Garau. Nada le hacía presagiar que por detrás venía el que podría ser un peligro para ella y sus hijos. Le pegó un empujón que hizo que ella se desequilibrara y soltara el carro de sus bebés. También le escupió. Por suerte, una chica que estaba con ella logró coger a tiempo el cochecito, que se dirigía a la calzada, y evitó la que podría haber sido una tragedia.

Su reacción: empezar a perseguir al hombre. “Justo entonces pasó un policía en moto, le llamé y ya lo paró, lo identificó y lo retuvo”. Todo esto ocurrió en un lapso de tiempo muy corto, de entre “dos o tres minutos”. Raquel ya contaba con que pronto aparecería un agente, pues muy cerca de la ‘escoleta’ hay un cuartel de la Policía Local.

Acto seguido, el policía local les sometió a un careo, según explica. El hombre de aspecto indigente se excusó diciendo que le empujó sin querer porque un vehículo le iba a arrollar. “A ver -contesta Raquel-, ¿cómo puedes decir que era porque te iban a atropellar si venías por una acera?”.

Después de esto, Raquel acudió a unas dependencias de la Policía Local, pero no estaba sola. Concretamente, le acompañaban otras “tres o cuatro” mujeres que también habían sufrido sus acometidas. Lo resume con la oración “mujer que se le cruzaba, mujer a la que le hacía algo”. “Este hombre tiene algo contra ellas“, añade.

Por culpa de este suceso, esta ciudadana sufrió una crisis de ansiedad. Además, ahora ya no puede dar un paso por las calles de Palma sin sentir temor por lo que pueda pasarle. No se siente segura. De hecho, al día siguiente ni siquiera acompañó a sus hijos a la guardería.

Al parecer, este hombre no es la primera vez que comete estos actos de violencia machista. “Una profesora de la ‘escoleta’ me dijo que este señor ya había estado arrestado porque hace un año hizo lo mismo”, asegura Raquel. “Hablando con un familiar -agrega- me ha dicho que ha tenido problemas en la plaza del Olivar porque agrede a las mujeres”. Además, esta víctima, que conoce el caso de este varón, afirma que este individuo ya ha causado problemas en otros barrios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.