Foto: Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha insistido este lunes en imponer la pena de muerte contra los narcotraficantes en el país en el marco de la significativa crisis de opiáceos a pesar de que la medida cuenta con poco apoyo en el Congreso.

Durante un discurso dado en la localidad de Mánchester, en el estado de New Hapshire, Trump ha dado a conocer su nuevo plan para luchar contra los opiáceos, que incluye la pena de muerte contra los traficantes y una legislación más rígida para los narcotraficantes.

Asimismo, el magnate ha indicado que Estados Unidos debe tener “mano dura” a la hora de enfrentarse a la crisis de los opiáceos. “Y esa dureza incluye la pena de muerte”, ha manifestado.

El dirigente estadounidense ha afirmado que está trabajando con el Congreso para financiar la lucha contra la crisis para 2018 y 2019. El fiscal general del Estado, Jeff Sessions, ha respaldado la propuesta de Trump de imponer la pena capital en dichos casos.

“Los narcotraficantes no muestran ningún respeto por la dignidad humana y ponen su propio beneficio por delante de la seguridad de la vida de otros”, ha aseverado Sessions en un comunicado. Además, ha expresado que el Departamento de Justicia “continuará persiguiendo de forma agresiva a los traficantes”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.