Un grupo de más de medio centenar de personas han quemado contenedores y causado desperfectos en el mobiliario urbano en el madrileño barrio de Lavapiés tras la muerte este jueves de un mantero de 35 años y origen subsahariano a causa de una parada cardiorrespiratoria.

Las circunstancias del fallecimiento todavía se investigan debido a las diferentes versiones sobre los hechos transmitidas, aunque los compañeros del mantero sostienen que la muerte se produjo después de que fuera perseguido desde la Plaza Mayor hasta Lavapiés, donde sufrió el infarto.

Una convocatoria espontánea ante esta muerte en circunstancias todavía por aclarar ha reunido en la tarde de este jueves a más de medio centenar de compañeros del fallecido en la zona de Lavapiés para trasladar su indignación.

Una veintena de ellos ha comenzado a quemar contenedores en la zona de la calle del Oso, que une la calle Embajadores con la calle del Mesón de Paredes. Ha sido necesaria la intervención de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid para apagar los pequeños conatos de incendio.

También han arrancado papeleras y causado desperfectos en el mobiliario urbano, así como en diversos vehículos y motocicletas. Ante la posibilidad de incidentes, la mayoría de los comerciantes del barrio han decidido cerrar sus establecimientos, mientras que algunos vecinos, bastante alarmados, se han quejado de la situación de inseguridad, sobre todo, a raíz de la quema de contenedores.

A las 23 horas, varias calles del barrio, como Argumosa, Santa Isabel o Doctor Fourquet continúan con focos de incendios provocados por la quema de contenedores y alguna que otra explosión derivada del uso de aerosoles. Los vecinos, asomados a los balcones y ventanas, han solicitado la presencia de los Bomberos y lamentaban la situación.

“Al final lo pagamos nosotros”, ha dicho una de las afectadas a Europa Press, mientras que otro ha contado que llevaba diez años en la zona y que nunca había “visto algo parecido”. A la espera de la llegada de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, que van sofocando los distintos puntos, algunos vecinos han apagado por sus propios medios los fuegos, con cubos de agua y mangueras.

La tensión y el desconcierto continúan en las calles de Lavapiés, donde se han arrancado señales de tráfico y quemado varias marquesinas. Fuentes policiales han indicado que también se habría quemado un vehículo de la Policía Municipal.

CARGAS POLICIALES

La zona estaba siendo vigilada por varios furgones de la Policía Nacional, con los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los conocidos como ‘antidisturbios’, que han tenido que cargar después de que varias decenas de personas hayan empezado a lanzar botellas y hayan quemado una sucursal que está a la altura del número 3 de la plaza de Lavapiés.

Pasadas las 22.15 horas, hasta cinco furgonetas de la UIP, que están interviniendo, han entrado en la plaza, según fuentes presentes en el lugar, y han empezado a lanzar pelotas de goma mientras que un grupo de manifestantes, al grito de ‘Policía asesina’ han empezado a lanzar piedras y botellas.

Uno de los momentos más tensos se ha vivido con la quema de una sucursal bancaria, que ha llenado de humo el edificio en el que se encuentra y ha obligado a desalojar a los vecinos, que han podido abandonar el inmueble por su propio pie. Los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid han podido entrar en la plaza y lo están sofocando.

La Policía ha cortado la zona. De hecho, no se puede acceder desde la Glorieta de Embajadores, donde hay Samur, Policía Nacional, Municipal y Bomberos, y desde la calle Mesón de Paredes. Algunos presentes han arrancado señalización de tráfico y han roto una marquesina en la misma plaza de Lavapiés. También han cogido sillas de las terrazas de Argumosa y las están lanzando.

Desde la Jefatura Superior de Policía de Madrid han señalado que de momento hay varios focos de incendios por quema de contenedores y disturbios por distintas calles -el centenar de personas presente está disperso por el barrio–.

En el marco de estos incidentes, dos personas han resultado heridas de carácter leve, según han informado a Europa Press fuentes de Emergencias Madrid. Una de ellas ha sufrido un corte en la cara que ha precisado sutura y la otra presentaba una contusión en la cabeza.

Ambos han sido atendidos y dados de alta en el lugar ya que en ambos casos las heridas eran de carácter leve. No obstante, el Samur-Protección Civil mantiene un dispositivo en preventivo, compuesto por tres unidades, en la zona de la glorieta de Embajadores por si fuera necesaria su intervención.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.