Polonia tiene derecho a reclamar indemnizaciones de Alemania con un valor aproximado de 690.000 millones de euros por daños materiales y víctimas mortales durante la II Guerra Mundial, según ha declarado Arkadiusz Mularczyk, jefe de la Comisión de Reparaciones del Parlamento polaco.

El Partido Ley y Justicia (PiS) ha vuelto a poner el foco de esta manera sobre el tema de las reparaciones de guerra poco después de que políticos israelíes le acusaran de tratar de blanquear el papel de los polacos en los crímenes de guerra de los alemanes contra los judíos, al prohibir la utilización de la expresión “campos de muerte polacos” para referirse a los campos de exterminio.

Expertos legales del Parlamento alemán dijeron en 2017 que Varsovia no tiene derecho a exigir reparaciones. Según los analistas, si bien el Gobierno polaco no ha reclamado directamente las reparaciones de guerra al país vecino, el asunto podría acabar tensando las relaciones entre las dos administraciones. Después de todo, Alemania es el socio comercial más grande de Polonia y Polonia es el miembro de la Unión que recibe más fondos de ayuda de la misma.

“Estamos hablando de una suma amplia, pero justificada, por los crímenes de guerra, por ciudades destrozadas, por la pérdida del potencial demográfico de nuestro país”, ha explicado Mularczyk en la cadena de radio Polsat.

Mularczyk ha recalcado que el valor de las reparaciones puede llegar a los 690.000 millones de euros, pero que esta suma será revisada a medida que se hagan nuevas estimaciones a lo largo de este año. Según este diputado, Polonia, que estuvo dominada por los soviéticos durante cuatro décadas después de la guerra, nunca recibió reparaciones de guerra de Alemania.

PiS ha puesto el foco sobre la ocupación alemana de Polonia durante la II Guerra Mundial como parte de sus esfuerzos para promover el patriotismo dentro de sus fronteras y rebatir las acusaciones que señalan que algunos ciudadanos polacos colaboraron con los crímenes de guerra nazis contra los judíos.

La Alemania nazi y la Unión Soviética atacaron y ocuparon Polonia en 1939. Los nazis mataron a la mayoría de 3,2 millones de los judíos que vivían en Polonia. Polonia nunca se rindió y perdió a tres millones de sus ciudadanos no judíos durante la guerra, incluyendo a muchos sus intelectuales y de los miembros de su élite. La capital del país, Varsovia, fue arrasada por los nazis en 1944 después de una revolución fallida en la que murieron 200.000 civiles.

Las reparaciones han complicado las relaciones diplomáticas con Alemania, según dos fuentes del Ministerio de Exteriores polaco. “Nuestros vínculos con Alemania podrían ser mejores y esto no ayuda”, ha destacado uno de ellos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.