Foto: Reuters

El mando de la Policía que resultó herido por exposición a un agente nervioso en el incidente del ex espía ruso Sergei Skripal en Salisbury puede hablar aunque sigue en estado grave, según ha informado la ministra del Interior británica, Amber Rudd, este jueves.

El ex agente doble Sergei Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, fueron encontrados el domingo inconscientes en un banco cerca de un centro comercial en Salisbury y, desde entonces, están ingresados en cuidados intensivos de un hospital con pronóstico crítico. Un oficial de Policía que les atendió también permanece hospitalizado por haber estado expuesto al agente nervioso.

“He escuchado esta mañana al jefe de la Unidad Antiterrorista de la Policía decir que, al menos, está pudiendo hablar con las personas, lo que no quiere decir que su situación no sea grave”, ha afirmado Rudd, en una entrevista con la radio de la BBC. “Continúa grave. No está en cuidados intensivos pero está en estado grave”, ha añadido.

Rudd, que no ha querido dar más detalles sobre el agente nervioso usado contra el ex espía ruso, ha afirmado que los ciudadanos británico deberían mantener la cabeza fría al reaccionar a este incidente y esperar a que haya pruebas sobre lo que sucedió. La ministra del Interior ha dicho que las autoridades tendrán un plan para responder a este ataque cuando se sepa con exactitud qué sucedió.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.