Foto: Reuters

El atleta español Óscar Husillos ha reconocido que ha pasado “del cielo al infierno” con la descalificación en la final de los 400 metros del Mundial de Birmingham (Reino Unido), en la que había logrado el oro, y ha afirmado que la carrera fue “un sueño hecho realidad que se esfumó por un par de centímetros de línea”.

“Del cielo al infierno no sin antes haber parado en un lago de lágrimas, un sueño hecho realidad que se esfumó por un par de centímetros de línea”, confesó Husillos en sus redes sociales.

El atleta español quiso dar las “gracias a todos por los mensajes de apoyo” que estaba recibiendo. “Sois muchos e intentaré responderos a todos; también debo pedir disculpas a los medios por mi reacción de ayer y por no hacer declaraciones después de lo acontecido”, manifestó.

Por otro lado, se despidió con un mensaje de fuerza para las próximas pruebas de atletismo, empezando por el Europeo de este verano. “Sabed que no voy a caer y que en Berlín demostraremos mi entrenador y yo lo que de verdad valemos”, indicó para concluir.

La tercera jornada del Mundial de Birmingham vino cargada de emociones este sábado para la delegación española, que celebró hasta tres medallas con Ana Peleteiro, Saúl Ordóñez y Óscar Husillos, con este último apartado de un oro espectacular por descalificación, dejando por el momento en dos metales la conquista para España.

El atletismo español volvió a dejar a las claras su prometedor futuro, pero se quedó con sabor amargo de lo que pudo ser una jornada histórica. El suelo inglés de Birmingham guarda un idilio con el equipo español, capaz de celebrar su récord bajo techo con seis medallas en 2003 pero a su vez romper el sueño de Husillos.

El palentino brilló en la final de los 400 metros, tomando las riendas desde el paso por el 200 y voló hasta cruzar la meta primero batiendo el récord de los campeonatos, nuevo récord de España tras el que batió también en semifinales y mejor marca bajo techo de Europa (44.92), por delante del dominicano Luguelín Santos.

Enfundando en su bandera de España, Husillos encajó el duro golpe de la descalificación, sin ver prosperar la reclamación de la Federación Española, por pisar una línea de la calle colindante a la suya a la salida de la primera curva. El checo Pavel Maslak subió al podio pese a terminar tercero, ya que el dominicano también fue sancionado, tras varias horas de incertidumbre.

También hubo suspense aunque con medalla asegurada en el bronce de Saúl Ordóñez en 800 metros. El de Ponferrada marcó el ritmo de la final y su valentía le valió para guardar el podio. El coleccionista de medallas Adan Kszczot se hizo con el oro, mientras que el estadounidense Drew Windle fue plata, pero tuvo que esperar a ser readmitido tras una descalificación.

El berciano se doctoró en el medio fondo mientras que Álvaro de Arriba, que llegaba a la final con la mejor marca de los finalistas, se quedó con una amarga cuarta plaza, envuelto en una inoportuna gripe. “Por el 400 no podía ni respirar con los mocos. No iba cómodo, tengo que estar contento igualmente. Soy muy joven y tengo muchas oportunidades en el futuro”, apuntó a Teledeporte.

Peleteiro fue quien abrió la veda del joven atletismo español en Birmingham, con un salto de 14,40 metros que valió un bronce y la primera medalla para España. La gallega demostró su gran momento de forma, superada solo por la venezolana Yulimar Rojas (14,63) y la jamaicana Kimberly Williams (14,48).

El resto de la participación española este sábado dejó el billete a semifinales de 60 metros vallas de Yidiel Contreras, tercero en su serie y con su mejor marca de la temporada (7.68). Mientras, Ángel David Rodríguez no pudo alcanzar su mejor versión para estar en la final de los 60 metros (6.67), pagando el esfuerzo de su gran semifinal esta misma mañana.

Por otro lado, el estadounidense Christian Coleman confirmó su aspiración al trono de Usain Bolt como el hombre más rápido del mundo. Un mes después de establecer un nuevo récord mundial en 60 metros, el americano se impuso en la final inglesa con el récord de los campeonatos (6.37).

El dominio del país norteamericano lo protagonizaron también Sandi Morris, en salto de pértiga (4.95), Will Claye en el triple salto (17.43), Kendra Harrison, en 60 metros vallas, y Courtney Okolo, en el 400. Mientras, la etíope Genzebe Dibaba agrandó su leyenda tras ganar el 1.500 y hacer el doblete con el 3.000 del jueves.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.