La muerte del pequeño Gabriel ha sacudido la sociedad española por las trágicas circunstancias que han rodeado el caso: desde el ruin asesinato del pequeño hasta el macabro teatro que la presunta asesina, Ana Julia Quezada, mantuvo antes de ser capturada.

También nos dejó la grandeza de dos personas, Patricia y Ángel, los padres del pequeño que dieron una lección de humanidad y saber estar en momentos tan trágicos.

Pero ¿y nuestros políticos?

Este suceso tuvo lugar con el el debate sobre la prisión permanente revisable ante portas (de hecho, el Pleno del Congreso debatió el tema tan solo cuatro días después de conocerse el fatal desenlace del caso de Gabriel): PP y Ciudadanos abogaron por mantener la prisión permanente revisable aunque con supuestos diferentes (los populares ampliando los casos en que esta pena podía ser aplicada y Ciudadanos proponiendo un endurecimiento en el acceso a los beneficios penitenciarios).

Ambas enmiendas fueron rechazadas y ello supone un paso más hacia la derogación de esta polémica figura de nuestro Código Penal. Sin embargo, ese debate fue utilizado por “sus señorías” para lanzarse reproches y citar casos y nombres de víctimas en pro de sus argumentos.

Y todo ello sin querer entrar a valorar los comentarios personales vertidos sobre la presunta asesina y referidos a su sexo, nacionalidad o raza y que han pretendido justificar unos argumentos que poco, o nada, tenían que ver con el caso.

Por ello, esta semana quisimos conocer la opinión de nuestros lectores respecto a todo lo ocurrido y preguntamos: “¿Cree ud. que se está haciendo partidismo en el caso de la muerte del pequeño Gabriel?” y la mayoría de nuestros lectores consideran que “Sí” ha habido un uso partidista de la muerte del pequeño (un 57% de quienes han contestado a la encuesta) frente al 43% restante que no cree que haya sido así.

En todo caso, resultan significativas las palabras que Carolina Bescansa escribió en su Twitter: “Pido perdón a las víctimas, a sus familiares, a la sociedad española por no haber sabido tener un debate a la altura de su dignidad”.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.