Tras analizar los datos de siniestralidad laboral facilitados por la Dirección General de Trabajo, Economía Social y Salud Laboral del Gobierno de las Islas Baleares, nos encontramos que durante el periodo comprendido entre enero y diciembre de 2016, ocurrieron un total de 18.428 accidentes laborales, de los cuales 18.330 fueron leves, 91 graves, dos muy graves y cinco mortales; dos por causas materiales y tres por otras causas. Durante ese mismo periodo, pero correspondiente al 2017, acontecieron un total de 19.972 accidentes laborales, de los cuales 19.866 fueron leves, 92 graves, tres muy graves y 11 mortales; cinco por causas materiales y seis por otras causas. Por lo tanto, se puede extraer que la tendencia en cuanto a siniestralidad laboral en las Islas Baleares es al alza.

Dada la gran cantidad de accidentes laborales que se producen en las Islas, se podrían destinar a las diferentes Policías Locales de Baleares al auxilio del Ministerio Fiscal. Ejecutarían funciones propias de Policía Judicial en el ámbito de la siniestralidad laboral, concretamente en los delitos contra la seguridad y la salud en el trabajo a tenor de los artículos 29 y 51 de la Ley Orgánica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en relación con los artículos 1 a 4 del Real Decreto 769/1987, de 19 de junio, sobre regulación de la Policía Judicial. Sin perjuicio, de la disposición adicional décima de la Ley 57/2003, de 16 de diciembre, de medidas para la modernización del gobierno local, la cual establece que, se potenciará la participación de los cuerpos de Policía Local en el ejercicio de las funciones de Policía Judicial. Todo ello, como complemento de las actuaciones llevadas a cabo por las diferentes unidades orgánicas de Policía Judicial.

Asimismo, ya que los diferentes cuerpos de Policía Local tienen entre sus funciones la vigilancia del cumplimiento de las distintas ordenanzas municipales, éstos podrían ser aprovechados para la detección de situaciones de riesgo para la seguridad o la salud de los trabajadores. Tales situaciones serían puestas en conocimiento de los organismos competentes con la finalidad de que procedan a la protección de los derechos de aquellos.

Finalmente, cabe decir que, resulta necesario formar a los agentes de la Policía Local para llevar a cabo las funciones específicas de Policía Judicial en relación con la persecución de delitos contra la seguridad y la salud en el trabajo. También necesitarían conseguir una detección eficaz de las diferentes situaciones de riesgo que puedan poner entredicho la seguridad o la salud de los trabajadores. Tendrían que conseguir las nociones sobre la instrucción de las correspondientes diligencias policiales, la confección de los distintos informes técnico policiales, la práctica de la inspección ocular y la recogida de pruebas, la conservación de pruebas y recogida de datos, la investigación de los hechos y la detección de deficiencias o ausencias de elementos o dispositivos de protección que puedan provocar situaciones de riesgo o peligro grave para la seguridad o la salud de los trabajadores.

Autor: Pedro Martínez, Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales (TSPRL).

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.