Foto: Reuters

Miles de personas se han manifestado en Bratislava y en otras ciudades de Eslovaquia para recordar al periodista de investigación Jan Kuciak, asesinado junto a su novia el pasado fin de semana, y reclamar a las autoridades que investiguen si el crimen guarda relación con las informaciones que había desvelado.

Kuciak, de 27 años, había investigado los supuestos vínculos con la mafia de empresarios italianos del este de Eslovaquia. En su artículo, publicado de forma póstuma, figuraba un hombre al que se ha relacionado con personas que han terminado trabajando para el primer ministro, Robert Fico.

“Hay algo turbio en todo esto (…) y las personas corrientes tenemos que aguantarlo”, ha denunciado Jozef Belovic, uno de los asistentes a la concentración de Bratislava, a la que se habrían sumado entre 10.000 y 15.000 personas. Entre los participantes estaba el presidente de Eslovaquia, Jozef Belovic.

“Un ataque contra los periodistas es un ataque contra todos nosotros”, rezaba la pancarta central, en la que también se mostraban las fotografías de las dos víctimas. La mayor parte de la concentración ha transcurrido en silencio y los manifestantes han portado velas como gesto de homenaje.

La Policía, que baraja entre las hipótesis que el crimen esté relacionado con el trabajo de Kuciak, ha detenido a siete personas que, según las identidades parciales, corresponderían con los individuos aludidos por el periodista en su artículo final. El Gobierno ha ofrecido un millón de euros a cambio de información.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.