La división de altas prestaciones de Mercedes-Benz, Mercedes-AMG, ha reforzado la gama del Clase C con la incorporación de las nuevas variantes deportivas C 63 y C 63 S, con potencias de 476 y 510 caballos, según informó la empresa en un comunicado.

La oferta del Clase C se amplía, de esta forma, con la incorporación de estas variantes deportivas que se ofertarán en todas las carrocerías (berlina, Estate, coupé y cabrio) y que buscan aumentar el placer de conducción y las prestaciones.

El C 63 incorpora una motorización de gasolina de 476 caballos, mientras que la opción C 63 S desarrolla una potencia máxima de 510 caballos. Estas versiones se asocian a la caja de cambios automática de nueve velocidades AMG Speedshift 9G.

Como elementos estéticos, las dos versiones cuentan con una calandra de radiador específica AMG, mientras que en el faldón delantero aporta una mayor sensación de anchura del coche. En función de la versión, el vehículo monta de serie llantas de 18 o de 19 pulgadas.

En el interior se ha apostado por un puesto de conducción totalmente digital y por unos asientos AMG Performance opcionales con funciones ampliadas, al tiempo que también incorporan la nueva generación de volantes AMG más deportivos y ergonómicos.

Entre los elementos destacados de los nuevos C63 y C 63 S se incluyen el tren de rodaje AMG Ride Control con amortiguación adaptativa regulable, así como el diferencial autoblocante en el eje trasero o el sistema de escape con mariposa variable para modular la sonoridad del motor, entre otros.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.