Theresa May
Foto: Reuters

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha advertido este sábado a Rusia de que su país “jamás tolerará que el Gobierno ruso amenace las vidas ni de sus ciudadanos ni de cualquier otra persona que esté en suelo británico” en el marco de la crisis abierta por el envenenamiento del ex espía Sergei Skripal y de su hija en la localidad británica de Salisbury, y del que Londres ha acusado directamente al Kremlin.

La primera ministra ha avanzado además que “en los próximos días” su Gobierno discutirá nuevas medidas tras conocer la expulsión este sábado de 23 de sus diplomáticos en Moscú, el cierre del British Council en Rusia y el rechazo de las autoridades rusas a la apertura de un consulado en San Petersburgo precisamente en protesta por las acusaciones del Gobierno británico.

Rusia ha negado absolutamente toda implicación en el envenenamiento del ex espía y de su hija, ambos ingresados en estado muy grave desde el incidente del pasado 4 de marzo provocado, según las primeras investigaciones, por un agente tóxico de gran potencia.

“La respuesta de Rusia no cambia los hechos: el Estado ruso es culpable”, ha declarado May durante un congreso de su partido Conservador en Londres, donde ha parafraseado el comunicado oficial de respuesta de su Ministerio de Exteriores tras conocer la expulsión de los diplomáticos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.